descarga en formato PDF   ver PDF   descarga en formato WORD   ver WORD  

Consejería de Presidencia, Justicia y Administración Local
Comunidad de Madrid

ORDEN POR LA QUE SE REGULA CON CARÁCTER TRANSITORIO LA ELECCIÓN DE LOS ÓRGANOS UNIPERSONALES DE GOBIERNO DE LAS ESCUELAS DE ED

Decreto 58/2006, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Casinos de Juego en la Comunidad de Madrid. ([1])

 

 

 

La asunción por la Comunidad de Madrid de las competencias en materia de casinos, juegos y apuestas, con exclusión de las apuestas mutuas deportivo-benéficas, en virtud del artículo 26.1.29 del Estatuto de Autonomía, aprobado por la Ley Orgánica 3/1983, de 25 de febrero, permitió el inicio de una línea de modificaciones parciales de la normativa de casinos de juego, constituida por las Órdenes del Ministerio del Interior de 9 de enero y 9 de octubre de 1979, por las que se aprobaban el Reglamento de Casinos y el Catálogo de Juegos, respectivamente.

Las modificaciones que a partir de entonces se introdujeron se dirigieron a la mejora de la normativa estatal que había quedado obsoleta y que se caracterizaba por un fuerte intervencionismo por parte de la Administración.

Así, en un primer momento, mediante las Órdenes 2071/1995 y 2247/1999, de la Consejería de Hacienda, se regularon aquellos aspectos específicos de los juegos exclusivos de casinos de juego que no estaban reflejados en la normativa estatal y que eran precisos para el correcto desarrollo de los mismos.

Posteriormente, se aprobó la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid, que supuso el establecimiento de un nuevo marco legal para el juego, en el que debían incardinarse los distintos reglamentos específicos de los juegos, a partir de los principios básicos de la Ley y de los juegos contenidos en el Catálogo de Juegos y Apuestas.

Tras la aprobación de la Ley se procedió a una nueva actualización parcial de la normativa reguladora de los casinos de juego mediante el Decreto 123/2001, de 1 de agosto, por el que se establecía el Procedimiento para la Concesión de Autorizaciones de Casinos de Juego, recogiendo un régimen de autorizaciones propio y acorde con la atribución de competencias en materia de juego a la Comunidad de Madrid.

Con posterioridad, y en un nuevo intento de renovar la legislación estatal que se aplicaba supletoriamente, se aprobó el Decreto 151/2002, de 5 de septiembre, y el Decreto 32/2004, de 19 de febrero, por los que se regulaban el Reglamento del Juego del Póquer en Casinos de Juego y el Catálogo Parcial de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid, respectivamente.

Por todo ello, a la vista de la dispersión de normas estatales y autonómicas aplicables y las dificultades que la misma conlleva, se ha considerado necesaria la adopción del presente Decreto, que no solo refunde la totalidad de la normativa aplicable en materia de casinos de juego, sino que introduce importantes novedades al liberalizar aquellos aspectos de la gestión interna y del funcionamiento de estos establecimientos de juego, que estaban sometidos a una burocracia exagerada, sin mermar las garantías de los jugadores.

A esas razones de índole jurídica se añaden otras de carácter económico-social, pues no debe olvidarse que los casinos de juego tienen un gran impacto en el desarrollo de los municipios en que se ubican, no sólo por el elevado número de trabajadores que precisan para su funcionamiento, sino también por la transformación urbanística que implican, actuando la instalación de dichos establecimientos de juego como instrumento de dinamización económica.

El reglamento que se aprueba mediante el presente Decreto se estructura en tres títulos, precedidos de un título preliminar, en el que se regula su objeto y ámbito de aplicación.

El título I, denominado "Del régimen de autorizaciones", incorpora la regulación que se contenía en el Decreto 123/2001, de 1 de agosto, si bien con modificaciones de carácter técnico o de redacción de algunos preceptos.

El título II da una nueva regulación a los aspectos de personal y de admisión y funcionamiento de las salas que constituyen el régimen interior de los casinos de juego. En este sentido, se permite una mayor libertad de autoorganización de los casinos de juego, regulando únicamente aquellos aspectos que, por afectar al correcto desarrollo de los juegos que en ellos se practican, deben incluirse en el reglamento.

Por último, el título III regula los juegos exclusivos de casinos. Para ello, se desarrolla el contenido básico establecido en el Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid, se incorpora todo el contenido que en relación a los mismos se encontraba disperso en las normas anteriormente mencionadas, se mejora la redacción de muchos de sus artículos y se da una estructura coherente al conjunto resultante.

El Consejo Económico y Social emite informe con fecha 13 de diciembre de 2005.

En su virtud, a propuesta de la Consejera de Hacienda, de acuerdo con el Consejo de Estado, y previa deliberación del Consejo de Gobierno en su reunión del día 6 de julio de 2006,

 

DISPONGO

 

Artículo único.- Aprobación del reglamento

 

Se aprueba el Reglamento de Casinos de Juego en la Comunidad de Madrid cuyo texto se incluye a continuación.

DISPOSICIÓN ADICIONAL

 

Única.- Homologación de material de juego

 

De conformidad con el artículo 6.2 de la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid, todo el material de juego destinado al correcto desarrollo de los juegos exclusivos de casinos de juego deberá ser homologado por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

El fabricante o distribuidor será responsable de cualquier característica o defecto del material de juego que impida su correcto funcionamiento o pueda dar lugar a fraude.

 

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

 

Primera.- Régimen de comunicaciones

 

En el plazo de quince días desde la entrada en vigor del presente Decreto, los casinos de juego que ya dispusieren de autorización de apertura y funcionamiento deberán realizar las comunicaciones a que se refiere el artículo 13.1 del reglamento aprobado por el presente Decreto.

 

Segunda.- Adaptación a las disposiciones del reglamento

 

Los casinos de juego deberán, en el plazo máximo de un año, contado a partir de la entrada en vigor del reglamento, adaptarse en lo que resulte procedente al contenido del mismo.

 

DISPOSICIÓN DEROGATORIA

 

Única

 

Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan al presente reglamento, y en especial las siguientes:

a) Orden 2071/1995, de 24 de octubre, del Consejero de Hacienda, por la que se modifica parcialmente la Orden del Ministerio del Interior de 9 de enero de 1979, que aprobó la versión definitiva del Catálogo de Juegos.

b) Orden 2247/1999, de 9 de julio, del Consejero de Hacienda, por la que se establecen las normas sobre los naipes destinados a ser utilizados en casinos, para los juegos de "black jack", treinta y cuarenta, punto y banca y "baccará".

c) Decreto 123/2001, de 1 de agosto, por el que se establece el Procedimiento para la Concesión de Autorizaciones de Casinos de Juego.

d)  Decreto 151/2002, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento del Juego del Póquer en los Casinos de Juegos en la Comunidad de Madrid.

 

DISPOSICIONES FINALES

 

Primera.- Modificación del Catálogo Parcial de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid

 

El Catálogo Parcial de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid, aprobado por Decreto 32/2004, de 19 de febrero, queda modificado como sigue:

Uno. Se modifica el artículo 4, que queda redactado del siguiente modo:

"La ruleta francesa es un juego de azar, de los denominados de contrapartida, cuyas características esenciales consisten en que los participantes juegan contra el casino de juego y en que la posibilidad de ganar depende del movimiento de una bola dentro de una rueda horizontal giratoria que contiene casillas numeradas en una de las cuales aquella se detendrá definitivamente."

Dos. Se modifican los párrafos a) y b) del artículo 7.3, que pasan a tener la siguiente redacción:

"a)     En las suertes sencillas, el máximo representa 360 ó 540 veces la cantidad fijada como mínimo de la postura.

"b)     En las suertes múltiples, el máximo viene representado: en el pleno o número completo, por 20 ó 30 veces el mínimo de la apuesta; en la pareja o caballo, por 40 ó 60 veces; en la fila transversal, por 60 ó 90 veces; en el cuadro, por 80 ó 120 veces; en la seisena, por 120 ó 180 veces; en la columna y docena, por 240 ó 360 veces; en la doble columna y doble docena, por 480 ó 720 veces."

Tres. Se modifican los párrafos a) y b) del artículo 10.3, que pasan a tener la siguiente redacción:

"a)     En las suertes sencillas, el máximo representa 360 ó 540 veces la cantidad fijada como mínimo de la postura.

"b)     En las suertes múltiples, el máximo viene representado: en el pleno o número 0 ó 30 veces el mínimo de la apuesta; en la pareja o caballo, por 40 ó 60 veces; en la fila transversal, por 60 ó 90 veces; en el cuadro, por 80 ó 120 veces; en la seisena, por 120 ó 180 veces; en la columna y docena, por 240 ó 360 veces; en la doble columna y doble docena, por 480 ó 720 veces."

Cuatro. Se modifica el orden de las reglas contenidas en el artículo 35.3, de forma que la regla contenida en el párrafo d) pasa a ser c), y la contenida en el párrafo c) pasa a ser d).

 

Segunda.- Modificación del Reglamento de los Juegos Colectivos de Dinero y Azar en la Comunidad de Madrid

           

El Reglamento de los Juegos Colectivos de Dinero y Azar en la Comunidad de Madrid, aprobado por Decreto 105/2004, de 24 de junio, queda modificado en los siguientes términos:

Uno. Se modifica el artículo 34.5, que queda redactado del siguiente modo:

"5. Los premios de línea, bingo y prima se abonarán en efectivo metálico, quedando prohibida su sustitución total o parcial por premios en especie. No obstante, el pago en metálico de estos premios podrá ser sustituido por la entrega de cheque librado contra una cuenta corriente de la empresa, previa solicitud del jugador. Por cada cartón premiado se entregará un único cheque, con independencia del número de jugadores que participen en el mismo."

 

Dos. Se modifica el artículo 48.4, que queda redactado en los siguientes términos:

"4. La obtención de los premios de pleno y superpleno se acreditará mediante certificación librada a nombre de cada jugador premiado por el jefe de mesa o responsable del establecimiento donde se haya vendido el cartón o cartones premiados, una vez autorizado por el sistema central de proceso de datos de la Red de Distribución. El abono se satisfará mediante dinero efectivo, cheque o transferencia bancaria a elección del jugador. Los libradores de la certificación deberán dejar constancia de la opción elegida por el jugador premiado en el resguardo de entrega de la certificación que será suscrito por aquel. A estos efectos el establecimiento deberá conservar copia de las certificaciones libradas durante un período mínimo de dos años a partir de su expedición. Si la opción elegida por el jugador fuese el abono en efectivo o cheque, se presentará a efectos de su cobro, a partir del día siguiente al de la fecha de celebración de la partida la correspondiente certificación en las oficinas de la Red de Distribución, cuyo horario y domicilio deberá constar en la certificación expedida. El abono mediante transferencia bancaria se hará constar en la certificación y deberá ordenarse a favor de la cuenta bancaria designada por el jugador al día siguiente de la celebración de la partida."

 

Tercera.- Modificación del reglamento por el que se regulan las apuestas hípicas en la Comunidad de Madrid

 

Se modifica el apartado 2 del artículo 15 del Reglamento por el que se regulan las apuestas hípicas en la Comunidad de Madrid, aprobado por Decreto 148/2002, de 29 de agosto, que queda redactado en los siguientes términos:

"2. Los boletos premiados se abonarán en efectivo metálico, cheque o transferencia bancaria a elección del jugador. Cuando la opción elegida sea la transferencia bancaria deberá quedar constancia escrita de la conformidad del jugador."

 

Cuarta.- Aplicación supletoria de la regulación estatal sobre cantidades o apuestas olvidadas o perdidas en los casinos de juego

 

A los ingresos obtenidos por los casinos de juego en concepto de cantidades o apuestas olvidadas, perdidas o abandonadas, cuyo propietario se desconozca, les será de aplicación lo dispuesto en el artículo 43.4 de la Orden del Ministerio del Interior de 9 de enero de 1979, por la que se aprueba el Reglamento de Casinos de Juego, en lo referido a su destino, en tanto que por disposición legal se establezca su afectación como derechos económicos de la Hacienda de la Comunidad de Madrid a obras o programas de asistencia social.

 

Quinta.- Actualización de los importes de las fianzas

 

Se autoriza al titular de la Consejería competente en materia de juego a actualizar el importe de las fianzas a que se refiere el reglamento que se aprueba mediante el presente Decreto.

[Por Orden de 28 de septiembre de 2001, del Consejero de Presidencia, se actualizan las cuantías de las fianzas referidas al ejercicio de actividades relacionadas con juegos de suerte, envite o azar]

 

Sexta.- Habilitación normativa

 

Se habilita a la Consejera de Hacienda a dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo del reglamento que se aprueba mediante el presente Decreto.

 

Séptima.- Entrada en vigor

 

El presente decreto entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid.

 

 

REGLAMENTO DE CASINOS DE JUEGO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

 

TÍTULO PRELIMINAR

Disposiciones generales

 

Artículo 1.- Objeto y ámbito de aplicación

 

1. El presente reglamento tiene por objeto la regulación de los casinos de juego en la Comunidad de Madrid, así como de los juegos que con carácter exclusivo pueden practicarse en ellos.

2. Se entiende por casinos de juego aquellos locales o establecimientos autorizados para la práctica de todos o algunos de los juegos que tienen el carácter de exclusivos de casinos de juegos.

3. Tienen el carácter de juegos exclusivos de casinos de juego los siguientes:

a)       Ruleta francesa.

b)      Ruleta americana.

c)       Bola o "boule".

d)      Veintiuno o "black jack".

e)       Treinta y cuarenta.

f)       Punto y banca.

g)       Ferrocarril, "baccará" o "chemin de fer".

h)      "Baccará" a dos paños.

i)       Dados.

j)       Póquer.

k)      Los desarrollados mediante máquinas de azar o de tipo "C".

4. Queda prohibida la organización y práctica de juegos que, con el mismo o distinto nombre, constituyan modalidades de juegos exclusivos de casinos de juego y se realicen fuera de dichos establecimientos, o al margen de las autorizaciones, requisitos y condiciones establecidos en este reglamento.

5. Los casinos de juego podrán organizar torneos de los juegos de círculo que tengan autorizados, previa declaración responsable de la entidad, en la que se especifiquen sus bases y condiciones, que deberá presentarse ante el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego, previamente a su celebración. ([2])

6. Los casinos de juegos podrán disponer de escuelas de crupieres para la formación de personal para la futura prestación de servicios en los mismos. El personal en formación podrá asistir como mero espectador a las sesiones de juego y efectuar prácticas en la sala de juegos cuando ésta se encuentre cerrada al público. La apertura de dichas escuelas y sus condiciones de funcionamiento habrán de ser comunicadas previamente al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

 

Artículo 2.- Servicios complementarios del casino de juego

 

1. Sin perjuicio de los juegos exclusivos de casinos de juego que deban prestar en virtud de su correspondiente autorización de funcionamiento, las empresas titulares de casinos de juego deberán poner a disposición del público los siguientes servicios:

a) Servicio de bar.

b) Servicio de restaurante.

c) Sala de estar.

d) Sala de fiestas o espectáculos.

Los servicios mencionados en el apartado anterior tendrán carácter obligatorio y deberán localizarse en el mismo inmueble o complejo arquitectónico del casino de juego.

2. Asimismo, podrán prestarse otros servicios tales como:

a) Salas de teatro y/o cinematografía.

b) Salas de convenciones.

c) Salas de conciertos.

d) Salas de exposiciones.

e) Instalaciones deportivas.

f) Establecimientos comerciales.

g) Hoteles.

3. El acceso a los servicios complementarios podrá subordinarse a la expedición de tarjetas independientes, con sujeción a las normas especiales que regulen cada tipo de actividad.

4. La prestación de los servicios complementarios señalados en el apartado 2 de este artículo será facultativa; no obstante, resultará obligatoria si se previesen en el proyecto que acompañe a la solicitud y fuesen incluidos en la autorización de instalación.

5. Todos los servicios complementarios enumerados en este artículo podrán pertenecer o ser explotados por la sociedad titular del casino de juego o por empresas distintas de aquella.

 

TÍTULO I

Régimen de autorizaciones

 

CAPÍTULO 1

Autorización de instalación

 

Artículo 3.- Autorización de instalación

 

1. La autorización para la instalación de un casino de juego se otorgará mediante concurso público, que garantizará los principios de publicidad, concurrencia y objetividad.

2. La convocatoria del concurso público se efectuará mediante acuerdo del Gobierno de la Comunidad de Madrid, en el que se establecerán las bases que habrán de regir la adjudicación indicándose, en todo caso, la composición de la Mesa de Valoración que deba constituirse al efecto.

3. Para el otorgamiento de la autorización de instalación se atenderá preferentemente a los siguientes criterios:

a)    El interés socioeconómico y turístico del proyecto.

b)    La oferta de ocio complementaria.

c)    La solvencia técnica y económica de los promotores y el programa de inversiones a realizar.

d)    El informe del Ayuntamiento del municipio donde se pretenda instalar.

e)    La generación de empleo y las medidas propuestas para apoyar la estabilidad y calidad del mismo.

f)    El plazo de inicio de funcionamiento de las actividades del casino de juego.

g)    El interés urbanístico global del proyecto.

h)    Las medidas de control y seguridad proyectadas para los locales.

i)     El convenio específico que proponga el solicitante.

4. El otorgamiento de la autorización para la instalación de un casino de juego, mediante concurso público, no exime de la necesidad de obtener la preceptiva autorización administrativa de apertura y funcionamiento del mismo, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 8.

 

Artículo 4.- Requisitos de las empresas participantes en el concurso

 

1. Quienes pretendan participar en el concurso público para el otorgamiento de la autorización de instalación de un casino de juego, y posteriormente obtener la autorización de apertura y funcionamiento, deberán cumplir los siguientes requisitos:

a)    Constituirse bajo la forma jurídica de sociedad anónima, de acuerdo con la legislación vigente.

b)    La sociedad deberá ostentar la nacionalidad española o de cualquiera de los Estados miembros de la Unión Europea.

c)    El objeto social deberá ser la explotación de un casino de juego. Asimismo, podrá comprender la de los servicios complementarios y todas aquellas actividades anejas necesarias, en su caso, para el desarrollo urbanístico del ámbito espacial o territorial donde se vaya a instalar el casino de juego.

d)    Tener un capital social mínimo de doce millones de euros totalmente suscrito y desembolsado, cuya cuantía no podrá disminuir durante la vigencia de las autorizaciones.

e)    Las acciones representativas del capital social habrán de ser nominativas.

f)    La participación directa o indirecta del capital extranjero no podrá exceder de los límites establecidos en el régimen especial de las inversiones extranjeras en España.

g)    No encontrarse en ninguna de las circunstancias establecidas en el artículo 19.2 de la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid.

2. Si la sociedad no estuviera constituida en el momento de presentarse la solicitud, deberá presentarse proyecto de la escritura de constitución y de los estatutos, que habrán de cumplir todos los requisitos establecidos en el apartado anterior. En este caso, dicha constitución podrá realizarse en un plazo máximo de treinta días a partir de la notificación de la resolución de adjudicación del concurso.

 

Artículo 5.- Solicitudes de autorización de instalación

 

1. Las sociedades anónimas interesadas en la obtención de una autorización para la instalación de un casino de juego que cumplan los requisitos especificados en el artículo anterior, o las personas que actúen por cuenta de la sociedad proyectada, podrán participar en el concurso convocado al efecto mediante la presentación de una solicitud que deberá contener:

a)    Nombre y apellidos, nacionalidad, domicilio, número de documento nacional de identidad del solicitante, o documento equivalente en caso de no ostentar la nacionalidad española, así como la calidad en la que actúa en nombre de la sociedad interesada y los poderes de representación al efecto. La misma identificación se exigirá respecto de quien o quienes actúen por cuenta de la sociedad en proyecto.

b)    Denominación, duración y domicilio de la sociedad anónima representada o proyecto de la misma.

c)    Nombre comercial del casino de juego y, en los términos que se establezcan en las bases de la convocatoria, situación geográfica del terreno en que pretenda instalarse, con especificación de su superficie, aforo de las instalaciones y características generales de las mismas.

d)    Nombre y apellidos, nacionalidad, número de documento nacional de identidad, o documento equivalente en caso de no ostentar la nacionalidad española, tanto de los socios que constituyan o vayan a constituir la sociedad, especificando su respectiva cuota de participación, como de los administradores de la sociedad y, en su caso, de los directores, gerentes o apoderados en general. Cuando una persona jurídica sea titular de las acciones nominativas de la sociedad que pretenda obtener la autorización de instalación de un casino de juego, deberá aportarse certificado de la titularidad del capital social de la misma, y así sucesivamente hasta tanto pueda certificarse la titularidad de una persona natural o la persona jurídica titular de las acciones esté admitida a cotización en bolsa, debiendo en tal caso, aportarse certificado de la composición de sus órganos de administración.

e)    Fecha máxima en la que se pretende la apertura del casino de juego y de los servicios complementarios.

f)    Juegos cuya práctica en el casino de juego se pretende que sea autorizada de entre los incluidos en el Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid.

g)    Períodos de funcionamiento del casino de juego o propósito de funcionamiento permanente.

h)    Servicios complementarios a prestar, especificándose si los mismos serán prestados por la propia sociedad solicitante o por un tercero.

2. Las solicitudes deberán ir acompañadas, en cuadruplicado ejemplar, de los siguientes documentos:

a)    Copia o testimonio notarial de la escritura pública de constitución de la sociedad, con constancia fehaciente de su inscripción en el Registro Mercantil. Si la sociedad no se hubiese constituido, se presentará proyecto de la escritura de constitución y de los estatutos en escritura pública, en la que se recogerá el compromiso de los socios promotores de constituir la sociedad, caso de resultar adjudicataria.

b)    Copia o testimonio notarial del poder del solicitante, cuando no sea representante legal. Si se tratase de sociedad en proyecto, se acompañará copia o testimonio notarial del poder que los socios promotores otorguen a favor de la persona firmante de la solicitud.

c)    Documentos que acrediten la disponibilidad sobre los solares e inmuebles en los que se instalará el casino de juego, en los términos que se establezcan en las bases de la convocatoria.

d)    Estimación de la plantilla aproximada de personas que habrán de prestar servicios en el casino de juego y en sus servicios complementarios, con indicación de las categorías o puestos de trabajo respectivos, así como un organigrama de dicha plantilla.

e)    Memoria en la que se describa la organización y funcionamiento del casino de juego. Dicha memoria habrá de contener descripción detallada de la tecnología y sistemas de control previstos para la admisión de los usuarios del casino de juego, la selección y formación del personal, los medios de control y revisión periódicos del material de juego, contabilidad y caja indicando el origen y garantía de las tecnologías a emplear en la organización y funcionamiento del casino de juego.

f)    Anteproyecto y memoria descriptiva de los servicios complementarios que se pretenden prestar al público, así como el resto de actividades anejas necesarias, en su caso, que se propongan para el desarrollo urbanístico de la zona en la que se instale el casino de juego.

g)    Planos y proyecto básico del casino de juego, con especificación de todas sus características técnicas, así como obras complementarias que sean necesarias, tales como accesos, aparcamientos y demás servicios exigidos por el ordenamiento urbanístico.

h)    Relación de las medidas de seguridad a instalar en el casino de juego, entre las que habrán de contarse necesariamente, medidas de protección contra incendios, producción autónoma de energía eléctrica de entrada automática en servicio, servicios de vigilancia y seguridad y cajas fuertes.

i)     Estudio económico-financiero, que comprenderá, como mínimo, un estudio de la inversión, con desglose y detalle de las aportaciones que constituyen el capital social, descripción de las fuentes de financiación y previsiones de rentabilidad.

j)     Documentación que, con carácter específico, exijan las bases de la convocatoria, entre la que deberá figurar, en todo caso, la acreditación de la fianza provisional.

También se podrán acompañar a las solicitudes todos aquellos documentos que se estimen pertinentes, en especial, en orden al afianzamiento de las garantías personales y financieras de los miembros de la sociedad y de esta misma.

3. Si se observasen deficiencias o anomalías en la solicitud o en la documentación que deba acompañarla, se concederá a la sociedad titular un plazo de quince días para su subsanación.

 

Artículo 6.- Tramitación de las solicitudes

 

Una vez presentadas las solicitudes y documentación anexa, así como la documentación complementaria que pueda ser requerida, el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego solicitará del Ayuntamiento afectado informe sobre la idoneidad de la instalación, atendidos, en su caso, los aspectos urbanísticos. La emisión del citado informe se realizará en el plazo de treinta días desde su solicitud, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 83.4 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

 

Artículo 7.- Resolución de autorización de instalación

 

1. Recabados los documentos e informes que fueran procedentes, el Gobierno de la Comunidad de Madrid, a propuesta de la Mesa de Valoración, resolverá el concurso mediante acuerdo, debidamente motivado, en un plazo no superior a tres meses a contar desde la expiración del plazo de presentación de solicitudes.

2. Sin perjuicio de lo establecido en el apartado anterior, el Gobierno de la Comunidad de Madrid podrá declarar desierto el concurso cuando ninguno de los solicitantes reúna las condiciones exigidas o sus propuestas no ofrezcan las garantías establecidas en las bases de la convocatoria.

3. El acuerdo por el que se otorgue la autorización de instalación del casino de juego contendrá, al menos, las siguientes especificaciones:

a)    Denominación, domicilio y capital social de la empresa titular de la autorización de instalación del casino de juego.

b)    Nombre comercial y localización del casino de juego.

c)    Aprobación del proyecto global propuesto con las correspondientes modificaciones que, en su caso, se considerasen oportunas.

d)    Juegos autorizados de entre los incluidos en el Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid.

e)    Fecha máxima para proceder a la apertura, haciendo constar la obligación de solicitar y obtener, previamente, la autorización de apertura y funcionamiento.

f)    En caso de que la sociedad no estuviera constituida, obligación de proceder a su constitución en el plazo máximo de treinta días desde la notificación al adjudicatario.

g)    Intransmisibilidad de la autorización de instalación del casino de juego.

h)    Períodos de funcionamiento del casino de juego, en el supuesto de que su funcionamiento no sea permanente.

4. El otorgamiento de la autorización podrá condicionarse a la modificación de cualquiera de los extremos contenidos en la solicitud y documentación presentada. La sociedad autorizada deberá manifestar su conformidad con las modificaciones exigidas, en el plazo de diez días hábiles desde la notificación del otorgamiento de la autorización, quedando sin efecto la misma en caso contrario.

5. Asimismo, quedará sin efecto la autorización de instalación, si no se procediese a la constitución de la sociedad, en el plazo establecido. Dicho extremo deberá acreditarse ante el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego, mediante presentación de copia simple de la escritura de constitución de la sociedad, con constancia fehaciente de su presentación a inscripción en el Registro Mercantil. Inscrita la escritura de constitución de la sociedad, deberá remitirse al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego testimonio notarial de la misma.

6. La autorización de instalación quedará condicionada al cumplimiento del proyecto propuesto por la empresa autorizada, con las modificaciones que, en su caso, se introduzcan, en los términos de las bases del concurso; todo ello sin perjuicio de las adaptaciones que deban realizarse en cumplimiento de la planificación urbanística.

7. En caso de incumplimiento de lo dispuesto en el apartado anterior el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego podrá proceder, previa audiencia del interesado, a revocar la autorización de instalación otorgada.

 

CAPÍTULO II

Autorización de apertura y funcionamiento

 

Artículo 8.- Autorización de apertura y funcionamiento

 

1. La sociedad titular de la autorización de instalación solicitará al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego la autorización de apertura y funcionamiento, previa inscripción en el Registro General del Juego de la Comunidad de Madrid, Sección Empresas, y previo depósito de la correspondiente fianza en la Tesorería de la Comunidad de Madrid, por importe de 350.000 euros, con una antelación mínima de tres meses respecto de la fecha fijada para la apertura del casino de juego.

2. No obstante lo anterior, previa solicitud de la sociedad titular de la autorización, el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego podrá conceder una prórroga del plazo fijado para la apertura del casino de juego, siempre y cuando se acredite la existencia de causas justificativas.

3. La solicitud de autorización de apertura y funcionamiento deberá ir acompañada de la siguiente documentación:

a) Documentación acreditativa de aquellas modificaciones habidas en la denominación, objeto, capital, domicilio social y fiscal, titularidad de las acciones y composición del órgano de administración de la sociedad titular.

b) Licencia municipal de apertura y funcionamiento.

c) Certificación de obra acabada de las instalaciones del casino de juego y de que las obras e instalaciones realizadas se correspondan exactamente con el proyecto básico del casino de juego y de los servicios complementarios obligatorios.

d) Documentación acreditativa de la disponibilidad del uso del local en que se ubique el casino de juego por el tiempo de duración de la autorización, como mínimo.

e) Relación detallada de los juegos a practicar, de entre los incluidos en el Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid, con indicación del número de mesas correspondientes a cada uno de ellos y de los límites mínimos y máximos, en su caso, de las apuestas en cada juego, así como el número de máquinas de azar o tipo "C" a instalar.

f) Propuesta de horario máximo de funcionamiento de las salas de juego.

g) Certificado de técnico competente, visado por el colegio profesional respectivo, acreditativo del funcionamiento idóneo de todas las instalaciones relacionadas con el juego, así como de las medidas de seguridad del casino de juego.

h) Los plazos para la apertura de la totalidad de los servicios del casino de juego, si no entraran todos simultáneamente en servicio.

i)   Certificación acreditativa de haber constituido la correspondiente fianza ante la Tesorería de la Comunidad de Madrid.

j)   Identidad del personal de dirección de juegos, así como su régimen de sustituciones y suplencias.

k) Cuantos otros documentos acrediten el cumplimiento de las condiciones establecidas en la autorización de instalación, en su caso.

4. Si se observasen deficiencias o anomalías en la solicitud o en la documentación que deba acompañarla, se concederá a la sociedad titular un plazo de quince días para su subsanación.

5. Cumplimentados los trámites anteriores, el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego comprobará el cumplimiento de los requisitos de instalación exigidos en el presente reglamento, así como de la demás normativa que en materia de juego resulte de aplicación, y dictará y notificará la resolución mediante la cual, motivadamente, concederá o denegará la autorización de apertura y funcionamiento, en el plazo máximo de tres meses a contar desde la fecha de presentación de la solicitud.

6. Si la sociedad titular de la autorización de instalación no solicitara la autorización de apertura y funcionamiento en plazo, la primera podrá ser revocada.

 

Artículo 9.- Resolución de autorización de apertura y funcionamiento

 

La resolución que otorgue la autorización de apertura y funcionamiento contendrá como mínimo los siguientes extremos:

a) Las especificaciones a que se refieren las letras a), b), c) y d) del artículo 5.1 del presente reglamento.

b) El horario máximo de funcionamiento de las salas de juego.

c) La relación de los juegos autorizados, de entre los incluidos en el Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid, y el número máximo de mesas de juego y de máquinas de azar o tipo "C" a instalar.

d) Los límites máximos y mínimos de las apuestas.

e) Bandas de fluctuación de los límites máximos y mínimos de las apuestas, en su caso.

f) El plazo de duración de la autorización.

 

Artículo 10.- Vigencia, renovación y revocación

 

1. La autorización de apertura y funcionamiento se concederá por un período de diez años y se renovará por períodos de idéntica duración si se cumplen los requisitos establecidos en la normativa en vigor al momento de la renovación. Dicha renovación deberá solicitarse por la sociedad titular al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego seis meses antes, como mínimo, de la expiración del plazo de vigencia de la autorización.

2. La autorización podrá ser revocada, previa audiencia del interesado, cuando durante su período de vigencia se pierdan todas o alguna de las condiciones que determinaron su otorgamiento, cuando concurran las causas establecidas en la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid y en sus normas de desarrollo, así como por incumplimiento de las obligaciones tributarias en materia de juego de la Comunidad de Madrid.

3. Previa autorización de la Consejería competente en materia de juego, se podrá transmitir la autorización de apertura y funcionamiento, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4.5 de la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid, siempre que hayan transcurrido cinco años, al menos, desde su otorgamiento o renovación, subrogándose la nueva sociedad, que habrá de cumplir todos los requisitos necesarios para poder ser titular de la autorización, en todos los derechos y obligaciones derivados de la misma, incluido, por tanto, su plazo de vigencia.

 

CAPÍTULO III

Disposiciones comunes a las autorizaciones

 

Artículo 11.- Modificación de las autorizaciones

 

1. Requerirán autorización previa del órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego las modificaciones de la autorización de instalación y de la de apertura y funcionamiento que afecten a:

a) Juegos a practicar en el casino de juego, de entre los incluidos en el Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid.

b) Mínimos y máximos de las apuestas.

c) Horario máximo de funcionamiento de las salas de juego.

d) Períodos de funcionamiento, en su caso.

e) Modificaciones en las medidas de seguridad.

f) Modificaciones en el cuerpo social de la sociedad titular que impliquen la entrada de nuevos socios o accionistas o transmisiones de las acciones entre socios cuando se supere el 5 por 100 del capital social.

g) Suspensión del funcionamiento del casino de juego por tiempo superior a treinta días.

2. Las restantes modificaciones de los términos contenidos en las autorizaciones que no estén previstas en el apartado anterior se comunicarán al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego en el plazo de cinco días desde que se produjera la modificación.

 

 

TÍTULO II

Régimen interior de los casinos de juego

 

CAPÍTULO I

Dirección y personal de los casinos de juego

 

SECCIÓN 1ª. DIRECCIÓN DE LOS JUEGOS

 

Artículo 12.- Personal de dirección de juegos

 

1. El director de juegos será auxiliado en el desempeño de sus funciones por uno o varios subdirectores o por un comité de dirección de juegos. La existencia del comité de dirección de juegos no excluye el nombramiento de subdirector o subdirectores, si así se estima necesario.

2. El director de juegos es la persona que coordina y controla el desarrollo de los juegos que se practican en el casino de juego, sin perjuicio de las facultades que corresponden a los órganos de dirección y administración del mismo.

3. El comité de dirección de juegos estará compuesto, como mínimo, por cuatro miembros, uno de los cuales habrá de ser necesariamente el director de juegos.

4. El director de juego, los restantes miembros del comité de dirección de juegos y los subdirectores, en su caso, habrán de ser mayores de edad, contar con la cualificación profesional necesaria y ser nombrados por el órgano de dirección o administración que determinen los estatutos de la sociedad titular del casino de juego, o persona en quien estén delegadas las facultades del mismo.

 

Artículo 13.- Comunicación de nombramientos y sustituciones del personal de dirección de juegos del casino de juego

 

1. El casino de juego deberá comunicar al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego los cambios que se produzcan en la identidad del personal de dirección de juegos, así como en el régimen de sustituciones y suplencias a que se refiere el artículo 8.3.j).

2. Las comunicaciones de los cambios a que se refiere el apartado anterior se realizarán dentro de los cinco días siguientes a su adopción, salvo en el caso del nombramiento del director de juegos, en que el plazo será de treinta días.

 

Artículo 14.- Deberes del personal de dirección de juegos

 

1. Corresponde al director de juegos, al resto de miembros del comité de dirección de juegos y a los subdirectores, en su caso:

a) La correcta ordenación y explotación de los juegos, de la que responderán ante la sociedad titular del casino de juego y ante el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

b) La custodia del material de juegos, de los ficheros de jugadores y demás documentación existente en el casino de juego, así como la correcta llevanza de la contabilidad específica de los juegos.

c) Colaborar con los funcionarios que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego en los términos establecidos en el capítulo I del título IV de la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid.

 

2. Al director de juegos le corresponde la coordinación y control del desarrollo de los juegos, a cuyo efecto deberá permanecer en el casino de juego durante las horas en que los mismos se celebren, todo ello sin perjuicio de lo establecido en el apartado anterior y del régimen de sustituciones y suplencias que adopte el casino.

 

3. En todo caso, el sustituto o suplente asume los mismos deberes que el titular.

 

Artículo 15.- Prohibiciones

 

Está prohibido al director de juegos, al resto de los miembros del comité de dirección de juegos y a los subdirectores, en su caso:

a) Participar en los juegos que se practiquen en el casino de juego, bien directamente o bien mediante terceras personas.

b) Desempeñar funciones propias de los empleados de las salas de juego. Esto no obstante, los subdirectores podrán sustituir transitoriamente a los inspectores o jefes de mesa en el desempeño de su función, pero, en ningún caso, a los crupieres.

c) Recibir por cualquier título participaciones porcentuales de los ingresos brutos del casino de juego o de los beneficios de los juegos, salvo los dividendos que puedan corresponderles si fueren accionistas de la sociedad titular.

d) Participar en la distribución de las propinas a que se refiere el artículo 19.

e) Solicitar propinas de cualquier especie a los jugadores.

f) Facilitar o conceder préstamos a los mismos.

 

SECCIÓN 2ª. PERSONAL DE LOS CASINOS DE JUEGO

 

Artículo 16.- Régimen del personal de los casinos de juego

 

1. El casino de juego deberá disponer del personal necesario para el correcto desarrollo de los juegos que tenga autorizado.

2. Para el desempeño de puestos de trabajo de personal de juego se exigirá la mayoría de edad.

3. La clasificación profesional y la determinación del contenido de los puestos de trabajo se realizará por el convenio colectivo que resulte de aplicación.

4. Todo el personal del casino de juego está obligado a colaborar con los funcionarios que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego, en los términos que establece el capítulo I del título IV de la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid.

 

Artículo 17.- Identificación del personal

 

1. El casino de juego deberá disponer, en todo momento, de una relación actualizada del personal a su servicio en la que consten el nombre, apellidos y categoría profesional de cada uno de sus empleados, que podrá ser requerida por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego o por los inspectores que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego.

2. El casino de juego podrá identificar al personal de juego mediante distintivo o placa en que figure de forma visible el nombre del empleado y el puesto que desempeña.

 

Artículo 18.- Prohibiciones

 

1. Queda prohibido a la totalidad del personal que preste servicio en el casino de juego, sea o no empleado de la sociedad titular de la autorización de explotación:

a) Entrar o permanecer en las salas de juego fuera de sus horas de servicio, salvo autorización del director de juegos.

b) Participar en los juegos que se practiquen en el casino de juego, bien directamente o bien mediante terceras personas.

c) Recibir por cualquier título participaciones porcentuales de los ingresos brutos del casino de juego o de los beneficios de los juegos, salvo los dividendos que puedan corresponderles si fueren accionistas de la sociedad titular y sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo siguiente.

d) Facilitar o conceder préstamos a los jugadores.

e) Transportar fichas, placas o dinero durante su servicio en el interior del casino de juego de forma diferente a la prevista en las normas de funcionamiento de los juegos, o guardarlos de forma que su procedencia o utilización no pudieran ser justificadas.

f) Solicitar propinas de cualquier especie a los jugadores o aceptarlas a título personal.

 

2. El personal que desempeñe funciones de crupier o cambista en las mesas de juego y el de caja no podrá llevar trajes con bolsillos.

 

Artículo 19.- Gestión de las propinas entregadas por los clientes

 

1. Los jugadores serán libres de entregar las propinas que, en cuanto a su ocasión y cuantía, estimen oportunas.

2. El casino de juego podrá acordar, previa consulta al comité de empresa, la no admisión de propinas por parte de los jugadores, advirtiéndolo de forma claramente visible en el acceso al casino de juego o en el servicio de admisión.

3. En las salas de juego, las propinas que, por cualquier título, entreguen los jugadores deberán ser inmediatamente depositadas en las cajas especiales que a tal efecto existirán en las mesas de juego y, en su caso, en el servicio de admisión y caja y puntos de cambio de monedas sin que puedan ser guardadas de otra forma, en todo o en parte. En caso de error o abuso, el director de juegos dispondrá lo procedente en cuanto a su devolución.

4. Finalizado el horario de juego, se procederá al cómputo del importe de las propinas del día y a su anotación en una cuenta especial, que reflejará la fecha y hora del recuento, la cantidad existente en la caja especial, así como el nombre y firma del director de juegos, un cajero y un crupier.

5. Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados anteriores, en el caso de que la caja especial respectiva no admitiese más fichas podrá realizarse un cómputo parcial de propinas mediante el procedimiento establecido en el artículo 31.5.

6. El casino de juego deberá comunicar al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego los criterios de distribución del importe de las propinas. Las propinas se repartirán de conformidad con lo previsto en el convenio colectivo aplicable, correspondiendo, en todo caso, una parte a los empleados, en función de la actividad que cada uno desarrolle y destinándose otra parte a satisfacer los costes de personal y las atenciones sociales a favor de los clientes y empleados del casino.

 

CAPÍTULO II

Admisión a las salas de juego y su funcionamiento

 

SECCIÓN 1ª. ADMISIÓN A LAS SALAS DE JUEGO

 

Artículo 20.- Servicio de admisión

 

1. Los casinos de juego deberán disponer de un servicio de admisión que, situado a la entrada de las salas de juego, se encargará de la identificación y registro de los visitantes que deseen acceder a las mismas.

2. El servicio de admisión contará con un sistema informático homologado de registro de visitantes y expedición de tarjetas de entrada que deberá posibilitar, en todo caso, la comprobación de la eventual inscripción en el Registro de Interdicciones de Acceso al Juego de la Comunidad de Madrid de quien trate de acceder a las salas de juego.

3. El sistema informático de registro de visitantes y expedición de tarjetas de entrada recogerá la siguiente información: Nombre y apellidos, número del documento identificador presentado, así como un espacio en blanco para la anotación de observaciones y de fechas sucesivas de visitas al casino de juego.

4. Los datos contenidos en ambos ficheros, que tendrán carácter reservado y estarán sometidos a la legislación de protección de datos, se conservarán durante seis meses y podrán ser consultados por los funcionarios que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego en virtud de lo dispuesto en el artículo 25.3 de la Ley 6/2001, de 3 julio, del Juego en la Comunidad de Madrid.

5. Los visitantes de las salas de juego no están obligados a participar en los mismos. Sin perjuicio de lo anterior, solo podrán acceder a las salas de póquer de círculo para jugar.

 

Artículo 21.- Limitaciones a la admisión de visitantes

 

1. No podrán acceder a las salas de juego de los casinos de juego las personas incursas en alguna de las circunstancias previstas en los apartados 1 y 2 del artículo 24 de la Ley 6/2001, de 3 de julio, del Juego en la Comunidad de Madrid.

2. Asimismo, los casinos de juego podrán impedir el acceso de personas o expulsarlas cuando se comporten de manera violenta, produzcan molestias a los jugadores, actúen en menoscabo de la dignidad y los derechos de los trabajadores o alteren el normal desarrollo de los juegos o la aleatoriedad propia de los mismos.

3. Se podrá asimismo impedir el acceso de personas o expulsarlas cuando porten prendas o símbolos que inciten a la violencia, el racismo y la xenofobia.

4. El casino de juego podrá impedir la entrada de nuevos visitantes siempre que faltase menos de una hora para la finalización de los juegos, sin perjuicio de que éstos continúen hasta el término del horario normal.

5. Podrá exigirse a los visitantes determinadas condiciones en cuanto a su vestimenta o etiqueta, tanto con carácter permanente como restringidas a determinadas épocas, jornadas u horas de funcionamiento de las salas de juego.

 

Artículo 22.- Tarjetas de acceso a las salas de juego

 

  1. Para tener acceso a las salas de juego los visitantes deberán acreditar su identidad obteniendo en el servicio de admisión del casino de juego una tarjeta de entrada de carácter nominativo, o a través de cualquier otro sistema técnico que permita el reconocimiento inequívoco de dicha identidad. ([3])

2. La tarjeta de entrada da derecho al acceso a la sala o salas de juego que existan en el casino de juego, así como a la práctica de los juegos en la forma establecida reglamentariamente para cada uno de ellos, correspondiendo a los jugadores el uso exclusivo de los asientos de las mesas de juego.

3. Las tarjetas de entrada estarán numeradas correlativamente, y contendrán, al menos, los siguientes datos: Nombre y apellidos, número de documento nacional de identidad o equivalente, número de la ficha personal del cliente, fecha de emisión, precio, en su caso, plazo de validez, firma del director de juegos o sello o logotipo del casino de juego.

4. Las personas en cuyo favor se expidan están obligadas a presentar su tarjeta de entrada, en todo momento, a requerimiento de los empleados del casino de juego o de los funcionarios que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego. Si no lo hicieren o no pudieren hacerlo deberán abandonar las salas de juego.

 

Artículo 23.- Expedición de tarjetas de entrada

 

1. El servicio de admisión expedirá la tarjeta de entrada a los visitantes que, sin incurrir en las circunstancias a que se refiere el artículo 21 del presente reglamento, aporten documento nacional de identidad, pasaporte, permiso de conducción de vehículos a motor, o tarjeta de residencia en España, en su caso, siempre que en los mismos figure su nombre completo, fotografía y firma.

2. Las tarjetas de entrada se expedirán a un precio unitario.

3. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el casino de juego podrá expedir tarjetas especiales de precio inferior al unitario en los casos siguientes:

a) Personas que asistan a convenciones o congresos.

b) Personas integrantes de viajes colectivos.

c) Tarjetas de validez superior a un día.

d) Personas o grupos que utilicen los servicios complementarios del casino.

4. La expedición de tarjetas podrá sustituirse transitoriamente, caso de producirse una aglomeración en el servicio de admisión del casino de juego, por la entrega de un volante provisional, previo depósito del documento identificador y del importe de la tarjeta, la cual habrá de ser entregada posteriormente a cada titular, una vez haya sido formalizada.

5. Con carácter excepcional, se podrá expedir tarjeta de entrada, bajo la responsabilidad del director de juegos, a favor de aquellas personas que no disponiendo de los documentos a que se refiere el apartado 1, resulten suficientemente identificadas, a juicio del mismo.

 

Artículo 24.- Exenciones al régimen de expedición de tarjetas

 

1. Los funcionarios y autoridades al servicio de cualquier Administración Pública, incluidos los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como los jueces y magistrados y los miembros del Ministerio Fiscal y personal a su servicio, que, en el desempeño de su funciones, se personen en el casino de juego estarán exentos de solicitar y abonar la tarjeta de entrada para acceder a las salas de juego y demás dependencias del mismo.

2. Los funcionarios a que se refiere el apartado anterior acreditarán su identidad y condición en el servicio de admisión del casino de juego y tendrán libre acceso a todas las dependencias, de acuerdo con las funciones que les competan.

3. En ningún caso podrán participar en los juegos ni hacer uso de los servicios complementarios del casino de juego sino en la medida que lo exija el cumplimiento de las funciones que hayan de desempeñar.

Artículo 25.- Información disponible en el servicio de admisión

 

1. El servicio de admisión deberá disponer de una copia del presente reglamento, así como de folletos gratuitos en los que consten las normas generales de funcionamiento de las salas de juego que el casino de juego estime de interés y, necesariamente, las relativas al horario, cambio de moneda extranjera, obligación de jugar con dinero efectivo, excepción hecha, en su caso, de las máquinas de azar o de tipo "C", apuestas máximas y mínimas de cada una de las modalidades de juego, condiciones de admisión, precios de las tarjetas y juegos que puedan practicarse en el casino de juego.

2. Asimismo podrán existir folletos que contengan las reglas para la práctica de los juegos que existan en el casino de juego, con arreglo a las prescripciones del Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid.

 

SECCIÓN 2ª. DISPOSICIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE LAS SALAS DE JUEGO

 

Artículo 26.- Salas de juego

 

1. Las salas de juego deben encontrarse en el mismo edificio del casino de juego y estar dispuestas de tal forma que estén aisladas, sin que sea normalmente visible su interior desde la vía pública o desde los locales de libre acceso del público.

2. Podrán existir salas privadas a las que, sin perjuicio del cumplimiento de los requisitos de admisión establecidos en la sección primera de este capítulo, solo se podrá acceder mediante invitación del casino de juego. Su funcionamiento requerirá previa declaración responsable de la entidad, presentada ante el órgano responsable de la ordenación y gestión del juego. ([4])

3. En el interior de las salas de juego no se admitirán otros servicios complementarios que los de cafetería, bar o restaurante, los cuales deberán estar claramente separados de las mesas, aunque no necesariamente mediante tabiques o cerramiento de obra.

 

Artículo 27.- Horario de funcionamiento de las salas

 

1. La autorización de apertura y funcionamiento del casino de juego determinará el horario máximo de funcionamiento de las salas de juego.

2. El casino de juego determinará, dentro de los límites horarios fijados en la autorización de apertura y funcionamiento, las horas en que efectivamente comiencen y terminen los juegos, pudiendo establecer horarios distintos para los días laborales, festivos y vísperas, pero sin que en ningún caso el funcionamiento de la sala principal de juegos del casino de juego pueda exceder de dieciséis horas diarias.

3. No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, el casino de juego podrá exceder el horario autorizado en cuanto se refiere a la hora de cierre, bien con carácter excepcional, bien con carácter normal para la práctica del "baccará" y de los juegos de círculo, en todas o algunas de sus modalidades, siempre que el número de jugadores presentes lo justifique, pero sin que en ningún caso las salas de juego puedan estar abiertas más de veinte horas sin interrupción. El horario de funcionamiento de las salas de bola o "boule" y de las dedicadas a las máquinas de azar o de tipo "C", podrá ser distinto del general de la sala principal de juegos, y habrá de ser autorizado específicamente por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego, siempre dentro del horario máximo de funcionamiento de las salas de juego autorizado.

4. El horario de funcionamiento de la sala o salas del casino de juego deberá anunciarse en el servicio de admisión. La apertura al público y la finalización de los juegos deberán producirse precisamente a las horas previstas, sin que puedan alterarse, salvo en la forma prevista en los apartados 2 y 3.

5. El casino de juego no podrá suspender los juegos antes de la hora prevista, salvo por causa de fuerza mayor o cuando, faltando menos de dos horas para la fijada para el cierre, transcurran treinta minutos sin que se encuentre ningún visitante en la sala de juego.

 

Artículo 28.- Cambio de moneda extranjera, oficinas bancarias y cajeros automáticos

 

1. Los casinos de juego podrán efectuar cambios de moneda extranjera en sus dependencias de caja o instalar oficinas exclusivamente dedicadas a ello, con sujeción a las normas vigentes sobre cambio de divisas y a las que regulan los establecimientos que realizan dicha actividad. En ningún caso podrá efectuarse el cambio en las mesas de juego.

2. Podrán instalarse, fuera de las salas de juego, oficinas dependientes de entidades bancarias, de acuerdo con la normativa vigente. Asimismo, dentro o fuera de las salas de juego podrán instalarse cajeros automáticos.

 

Artículo 29.- Funcionamiento de las mesas de juego

 

1. Una vez efectuado el anticipo de la caja a una mesa determinada, el casino de juego está obligado a ponerla en funcionamiento cuando se presente el primer jugador y a continuar el juego hasta la hora fijada para su terminación, sin que pueda ser interrumpido antes de hora en ninguna mesa, salvo cuando los jugadores se retiren de alguna de ellas o cuando concurra el supuesto a que se refiere el apartado siguiente.

2. El director de juegos podrá clausurar el juego en una mesa cuando existan fundadas sospechas de que el juego se desarrolla o puede desarrollarse incorrecta o fraudulentamente, clausura que se comunicará al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego en un plazo máximo de dos días, con indicación de las circunstancias que dieren lugar a la misma.

3. Cuando en las salas funcionen varias mesas de juego y la partida haya perdido animación en alguna de ellas, el director de juegos podrá suspender la partida, dejando en servicio mesas del mismo juego en número suficiente para que los jugadores presentes puedan continuar la partida. La misma regla se aplicará al comienzo de la sesión en las salas de juego, cuando el número de jugadores presentes no aconseje la puesta en funcionamiento de todas las mesas al mismo tiempo, en cuyo caso la apertura de mesas podrá efectuarse de manera paulatina.

4. En todo caso, durante el horario de juego deberán hallarse en servicio, como mínimo, una mesa de ruleta, y otra de "black jack", siempre que tales juegos estén autorizados en el casino de juego. En los juegos de círculo sólo existirá obligación de poner en servicio la mesa cuando concurra el número de jugadores suficiente a criterio del director de juegos.

5. Los juegos cesarán obligatoriamente a la hora fijada como límite en cada sala de juego. En cada mesa de juego, momentos antes de la hora límite, el crupier anunciará en voz alta las tres últimas bolas, en las mesas de bola o "boule", ruleta francesa y ruleta americana; las tres últimas manos, en las mesas de dados y en el póquer de contrapartida; las cinco últimas manos, en las mesas de punto y banca y "baccará" en cualquiera de sus modalidades, y las últimas cinco manos, en las mesas de "black jack" que dispongan de distribuidor o "sabot" automático. En las mesas de treinta y cuarenta, la partida debe detenerse en el último corte que se efectúe dentro de los treinta últimos minutos de horario.

6. Durante el desarrollo de la sesión, y una vez puesta en funcionamiento una mesa, el casino de juego no podrá variar el límite de apuesta de la misma, aún cuando tuviera autorizada la posibilidad de modificar los mínimos de las apuestas en juegos o mesas determinadas.

 

Artículo 30.- Apuestas en general

 

1. Los juegos sólo pueden practicarse con dinero efectivo, con la excepción del juego en las máquinas de azar o de tipo "C", en que podrán practicarse con fichas, tarjetas u otros elementos de pago. Quedan prohibidas y carecerán de todo valor las apuestas bajo la palabra, así como toda forma de asociación de dos o más jugadores con el ánimo de sobrepasar los límites máximos en cada tipo de apuestas establecidos en las distintas mesas de juego.

2. Las sumas constitutivas de las apuestas estarán representadas por billetes y moneda metálica de curso legal en España, o bien por fichas o placas facilitadas por el casino de juego a su riesgo y ventura, a cambio de los medios legales de pago.

3. El casino de juego podrá establecer que todas las apuestas se efectúen en múltiplos enteros del mínimo autorizado para cada mesa.

4. El casino de juego podrá disponer de mesas reversibles que podrán servir indistintamente para los juegos de "black jack" y póquer sin descarte indistintamente.

 

Artículo 31.- Apuestas en los juegos de contrapartida

 

1. En los juegos llamados de contrapartida, las apuestas solo pueden efectuarse mediante fichas o placas.

2. El cambio de dinero por fichas o placas puede efectuarse en las dependencias de caja que deberá haber en las salas de juego o bien en la propia mesa. Se prohíbe en todo caso efectuar cambio por mediación de los empleados que se encuentren entre los jugadores.

3. El cambio de dinero o placas por fichas en la mesa de juego se efectuará por el crupier, que, tras colocar en un lugar visible de la mesa dispuesto al efecto el billete o billetes de banco desplegados o la placa, dirá en alta voz su valor. Acto seguido, alineará y contará ante sí de manera ostensible las fichas, pasándolas al cliente o efectuando la apuesta por este solicitada. Finalmente, y asimismo, de manera ostensible, colocará la placa o ficha cambiada en la caja de la mesa, y el billete o billetes en otra caja distinta, metálica y cerrada con llave.

4. Los billetes cambiados no podrán sacarse de su caja sino al final de la partida y con objeto de efectuar el recuento.

5. Cuando la acumulación de billetes en las cajas sea excesiva, podrá procederse a su extracción y recuento en el departamento de caja o en otra dependencia destinada al efecto. La cuantía de los billetes así contados se hará constar en un acta sucinta que firmará el director de juegos o persona que le sustituya, cuya copia se introducirá en la caja que haya de volver a ser colocada en la mesa o en la que ya se hubiera colocado para sustituir a esta.

 

Artículo 32.- Apuestas en los juegos de círculo

 

1. En los juegos llamados de círculo, las apuestas podrán efectuarse en fichas, placas o en billetes de curso legal en España.

2. Sin perjuicio de lo establecido en el apartado anterior, la suma en banca deberá componerse exclusivamente de fichas y placas, por lo que en caso de que el jugador perdiese las cantidades apostadas en efectivo su cambio es obligatorio.

3. Las operaciones de cambio habrán de ser efectuadas en las dependencias de caja de las salas. En las mesas de juego, los jugadores sólo podrán cambiar a un empleado del casino de juego, distinto del crupier y que no tendrá otra función que la indicada.

Este empleado extraerá las fichas o placas cambiadas de una caja especial localizada junto a la mesa, que contendrá una suma fijada por el director de juegos al comienzo de cada temporada de juegos.

 

Artículo 33.- Cantidades o apuestas olvidadas o perdidas

 

1. Las apuestas olvidadas, perdidas o abandonadas, de las que se desconozca su propietario, se llevarán a la caja principal del casino de juego y se anotarán en un libro registro especial y en una partida especial de la contabilidad del casino de juego.

2. En el caso de cantidades abandonadas durante las partidas, el importe se determinará por el total de la apuesta inicial olvidada.

3. El casino de juego deberá restituir el importe de la apuesta a su legítimo propietario cuando apareciese y demostrase de manera indiscutible su derecho.

            En este caso, se anotará en la partida especial de la contabilidad y en el registro a que se refiere el apartado primero, la fecha del reintegro, el nombre y domicilio del interesado, pruebas presentadas y una referencia a la anotación primitiva.

 

Artículo 34.- Canje de fichas y abono de ganancias

 

1. El casino de juego canjeará las fichas y placas de los jugadores, que sean restos de las cambiadas con anterioridad o constitutivas de ganancias, por su importe en moneda de curso legal en España, sin poder efectuar deducción alguna.

2. El pago en metálico de ganancias podrá ser sustituido por la entrega de un cheque o talón bancario, en ambos casos nominativo, contra cuenta del casino de juego, previa comprobación de que las ganancias son producto de los juegos practicados en el mismo. En este caso, se levantará acta por duplicado, firmada por el perceptor y un cajero o persona que lo sustituya, conservando cada una de las partes un ejemplar.

3. El pago mediante cheque o talón bancario, en ambos casos nominativo, solo procederá a petición del jugador o previa su conformidad expresa, salvo en los casos en que se haya agotado en la caja central del casino de juego la suma en metálico que establece el artículo 37.

4. Si por cualquier circunstancia el casino de juego no pudiera abonar las ganancias a los jugadores, el director de juegos ordenará la inmediata suspensión de los juegos, sin perjuicio de que se extiendan las correspondientes actas de adeudo en la forma prevista en el apartado 2. Hasta que no se haga efectivo el pago de las ganancias de los jugadores no se podrá reanudar la actividad de juego del casino de juego.

5. En todo caso, y sin perjuicio de lo establecido en los apartados anteriores, las operaciones de canje de fichas y abono de ganancias estarán sujetas a lo dispuesto en la legislación de prevención de blanqueo de capitales.

 

Artículo 35.- Anticipos de las mesas dedicadas a juegos de contrapartida

 

1. Las mesas dedicadas a juegos de contrapartida recibirán de la caja central del casino de juego, en el momento de comenzar la partida, un anticipo en fichas y placas para responder de las ganancias de los jugadores, cuyo importe se determinará con arreglo a las prescripciones del presente artículo. Dicho anticipo se repondrá por la caja central del casino de juego cuantas veces sea necesario durante la partida, pero la cuantía de los nuevos anticipos será siempre la misma que la del anticipo inicial.

Los anticipos deben facilitarse a la mesa, en la medida de lo posible, en fichas y placas de pequeño valor a fin de reducir o eliminar los cambios entre la mesa y la caja central.

2. El importe de los anticipos será, como mínimo, el siguiente:

a) En el juego de bola o "boule", el resultado de multiplicar por 4.000 la cuantía de la apuesta mínima fijada por la autorización de apertura y funcionamiento.

b) En los juegos de la ruleta francesa, ruleta americana y dados, el resultado de multiplicar por 15.000 la cuantía de la apuesta mínima de la mesa.

c) En los juegos de treinta y cuarenta y punto y banca, el resultado de multiplicar por 10.000 la cuantía de la apuesta mínima de la mesa.

d) En el juego del "black jack", así como en los póqueres de contrapartida, el resultado de multiplicar por 5.000 la cuantía de la apuesta mínima de la mesa.

 

Artículo 36.- Fichas y placas constitutivas del anticipo

 

1. Las fichas y placas constitutivas del anticipo serán trasladadas a la mesa en una caja especialmente destinada a este fin, que no podrá contener mayor cantidad de fichas y placas que las que correspondan al citado anticipo. El contenido se entregará al jefe de mesa.

2. Una vez en la mesa, las fichas y placas serán colocadas sobre la misma y contadas por el crupier. La cantidad resultante será pronunciada por el mismo en alta voz y anotada seguidamente en el registro de anticipos. Todo ello en presencia del público, si lo hubiere, y del director de juegos o persona que lo sustituya, según el régimen de sustituciones y suplencias a que se refiere el artículo 13, el cual firmará dicho registro junto con el funcionario que desempeñe las funciones inspectoras en materia de juego, si se hallare presente. El mismo procedimiento se seguirá cuando sea preciso hacer nuevos anticipos en el transcurso de la partida.

3. Al término de la jornada se procederá al recuento de fichas y placas de la mesa, así como de los billetes cambiados en la misma, anotándose las cantidades resultantes en el libro registro de anticipos y resultados. El recuento se realizará en presencia, en todo caso, de un crupier, de un cajero y del director de juegos o persona que lo sustituya, según el régimen de sustituciones y suplencias a que se refiere el artículo 13, los cuales certificarán bajo su responsabilidad la exactitud de la anotación efectuada, firmando a continuación.

4. Cuando se procediere al cierre simultáneo de varias mesas, la presencia del director de juegos en el recuento podrá ser sustituida por la de la persona que lo sustituya, según el régimen de sustituciones y suplencias a que se refiere el artículo 13.

5. Las operaciones referidas en los tres apartados anteriores deberán ser realizadas con la suficiente lentitud para que los presentes puedan seguirlas en todo su detalle. Cualquiera de los asistentes al acto podrá solicitar el libro registro de anticipos para asegurarse de que las cantidades anotadas en él corresponden exactamente a las pronunciadas. Asimismo, los funcionarios que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego, si se hallaren presentes, podrán efectuar cuantas comprobaciones estimen precisas.

 

Artículo 37.- Cantidades dinerarias disponibles en la caja central

 

1. Los casinos de juego deberán tener en su caja central, al comienzo de cada sesión, una suma de dinero que, como mínimo, será de igual cuantía a la del importe del anticipo correspondiente a la mesa de ruleta con el mínimo de apuestas más elevado. Esta suma de dinero podrá sustituirse parcialmente por la tenencia de una cantidad equivalente, bloqueada en una cuenta bancaria y disponible en todo momento para el pago de premios. No obstante, la cantidad existente en metálico de la caja central no podrá ser inferior al 50 por 100 del total.

2. Con independencia de las restantes obligaciones contables que reglamentariamente se establezcan, la caja central del casino de juego deberá llevar un registro especial por mesas para anticipos y reposiciones.

 

Artículo 38.- Información a disposición del público en la salas de juego y hojas de reclamaciones ([5])

 

1. En las salas de juego del casino de juego deberá existir a disposición del público, un ejemplar del presente reglamento y del Catálogo de Juegos y Apuestas de la Comunidad de Madrid, así como del reglamento interior del establecimiento, si lo hubiere.

2. Sobre cada mesa de juego o en un lugar próximo a la misma, y en lugar visible para cualquiera de los jugadores, deberá figurar un anuncio o marcador en el que se indique el número de la mesa, el importe del anticipo inicial y las apuestas mínimas y máximas permitidas en las distintas suertes.

3. Las salas de juego deberán tener hojas de reclamaciones de conformidad con el sistema de reclamaciones de los usuarios de las actividades de juegos y apuestas.

 

[Por Orden de 7 de noviembre de 2011, de la Consejería de Economía y Hacienda, se regula el sistema de reclamaciones de los usuarios de actividades de juegos y apuestas desarrolladas en la Comunidad de Madrid]

 

CAPÍTULO III

Documentación contable de los juegos

 

Artículo 39.- Libros registro

 

1. Sin perjuicio de la documentación contable exigida por la normativa fiscal y tributaria que resulte de aplicación, el casino de juego deberá disponer de los siguientes libros registro:

a) Un libro registro de beneficios por cada una de las mesas de juegos de círculo.

b) Un libro registro de anticipos por cada una de las mesas de juegos de contrapartida.

c) Un libro registro de control de ingresos, para uno y otro tipo de juegos.

 

2. Estos libros registro habrán de hallarse encuadernados y foliados y serán diligenciados y sellados por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

3. No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, el órgano competente en materia de tributación del juego podrá autorizar, previo informe del órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego, un sistema informático de registro de las operaciones a que se refiere el apartado 1, que deberá comprender los datos que para cada libro registro se establecen en los artículos siguientes.

 

Artículo 40.- Registro de anticipos

 

1. En cada una de las mesas dedicadas a juegos de contrapartida existirá un libro registro de anticipos, en el que se harán constar los siguientes datos:

a) Nombre exacto del juego a que corresponde cada mesa.

b) Número de orden del registro, que deberá ser el mismo de la mesa.

c) Fecha y horas de apertura y cierre de las partidas.

d) Importe del anticipo inicial y de los anticipos complementarios, en su caso, las horas en que se realizan, así como el importe total de las existencias en caja al final de cada sesión.

 

2. El registro de anticipos se cerrará por sesiones y se totalizará cada día, al final del cual los resultados obtenidos deberán ser trasladados al libro registro de control de ingresos. El uso del registro de anticipos es obligatorio, estando prohibida la inscripción directa en el libro registro de control de ingresos.

3. El director de juegos, o persona que lo sustituya, un cajero y un crupier certificarán, bajo su responsabilidad, la exactitud de los datos recogidos en el libro registro de anticipos, firmando al pie de la hoja en que se recogen los mismos.

 

Artículo 41.- Registro de beneficios

 

1. En cada una de las mesas de juego de círculo, existirá un registro de beneficios para anotar el ingreso bruto percibido por el casino de juego en la práctica de dichos juegos.

2. En dicho registro se deberá hacer constar los siguientes datos:

a) Nombre exacto del juego a que corresponde cada mesa.

b) Número de orden del registro, que deberá ser el mismo de la mesa.

c) Fecha y horas de apertura, interrupción y reanudación de la partida, en su caso.

d) Nombre de los crupieres y cambista.

e) Nombre del banquero o banqueros, en el "baccará" a dos paños, ya sea a banca abierta o limitada.

3. Finalizada la partida, el crupier procederá, en presencia del director de juegos y de un cajero, a la apertura del pozo o "cagnotte" y al recuento de las fichas y placas existentes en el mismo, pronunciando el crupier en voz alta la cantidad total.

4. Esta cuantía se anotará de inmediato en el registro de beneficios, en el que el director de juegos, un cajero y un empleado de la mesa certificarán bajo su responsabilidad, la exactitud de la anotación efectuada, firmando a continuación.

5. En la realización de las anteriores operaciones el director de juegos podrá ser sustituido según el régimen de sustituciones y suplencias a que se refiere el artículo 13.

 

Artículo 42.- Libro registro de control de ingresos

 

1. En el libro registro de control de ingresos se anotarán los resultados de los registros de anticipos o de beneficios de cada una de las mesas, totalizados por día.

2. Las anotaciones en el libro registro de control de ingresos se efectuarán al final de la jornada y antes necesariamente del comienzo de la siguiente. Se extraerá el resultado total, haciéndolo constar en números y letras, certificando a continuación su exactitud el director de juegos o persona que le sustituya.

 

TÍTULO III

Juegos exclusivos de casinos de juego

 

CAPÍTULO 1

Juego de naipes

 

SECCIÓN 1ª. DISPOSICIONES COMUNES A LOS JUEGOS DE NAIPES

 

Artículo 43.- Fabricación y distribución de naipes exclusivos de casinos de juego

 

1. Los naipes destinados a casinos de juego serán de uso exclusivo de los mismos.

2. Los casinos de juego no podrán adquirir los naipes que precisen más que a los fabricantes o distribuidores debidamente inscritos como tales en el Registro General del Juego de la Comunidad de Madrid.

3. Los fabricantes o distribuidores comunicarán inmediatamente al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego cualquier anomalía que observen en el proceso de fabricación o almacenamiento que haya dado lugar a la obtención de un lote o partida de naipes defectuoso, indicando las medidas adoptadas para retirar el lote o partida y corregir los defectos.

4. El casino de juego dispondrá los medios necesarios para garantizar la adecuada conservación de los naipes y sólo empleará los que se hallen en perfecto estado. Cualquier jugador, antes del comienzo de cada partida, podrá pedir que se compruebe el estado de los naipes, lo que se hará de inmediato, decidiendo el director de juegos o persona que lo sustituya si son adecuados para su uso.

 

Artículo 44.- Características de los naipes exclusivos de casinos de juego

 

1. Los naipes deberán ser opacos para evitar que el dibujo de las caras se transparente, o pueda ser visible desde el dorso en las operaciones o manejos del juego. Igualmente, tendrán una resistencia a la flexión y al desgarre para que no se deterioren durante el desarrollo del juego.

2. En una misma baraja el material base deberá ser de la misma calidad y características, debiendo ser todas las cartas iguales entre sí, en cuanto a grosor, deslizamiento, tonos de color del reverso, blancura del marco o borde blanco, tamaño y centrado de corte.

3. Los naipes serán iguales de tamaño entre sí y con un corte tan perfectamente geométrico y paralelo que al ser invertidos de posición la mitad de las cartas de una baraja y después de barajar no se produzcan resaltos de ninguna carta.

4. El reverso estará impreso con dibujos especiales y diferenciados de los modelos estándar, y a su vez creados para los naipes exclusivos de casinos de juego.

5. Los anversos de los modelos de naipes para los distintos juegos serán de estilo francés, que se compone de trece cartas para cada uno de los cuatro palos: tréboles, diamantes, picas y corazones, en total 52 cartas, debiendo figurar en el as de picas:

a) Nombre del fabricante.

b) La marca de fábrica o logotipo.

c) La referencia o designación de la clase o tipo de baraja y modelo.

6. Se usará el mismo tipo de naipes para todos los juegos de cartas, excepto para el "chemin de fer" o "baccará", en el que se utilizarán naipes sin índices.

 

Artículo 45.- Empaquetado

 

1. El empaquetado será individual para cada baraja o mazo de cartas.

2. El número de mazos que se utilizará en cada juego irá estuchado en una caja, que estará impresa en su exterior, indicando lo siguiente:

a) Nombre del fabricante.

b) Marca de fábrica.

c) Detalle del contenido, y

d) Una leyenda con la indicación "Especial para casino de juegos".

3. Cada caja deberá tener asignado un número correlativo de orden, y estar cerrada con un precinto de seguridad o garantía.

 

Artículo 46.- Depósito de naipes

 

1. En cada casino de juego, y dentro de las salas de juego, existirá uno o varios armarios, colocado en lugar visible, con la inscripción "depósito de naipes", en el que se guardarán las barajas o juegos completos de naipes para uso del casino de juego agrupadas en mazos de seis, denominados "medias docenas", junto con su libro registro.

2. Cada "media docena" llevará un número de orden asignado por el fabricante de naipes, que se anotará a su recepción en un libro especial diligenciado por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

3. El armario estará permanentemente cerrado con llave que se hallará en poder del director de juegos, o persona que lo sustituya. El armario solo se abrirá para la extracción de "medias docenas" o para el depósito de las nuevas o usadas, siempre en presencia del titular de la llave y del empleado que haya de hacerse cargo de los naipes, o bien para inspección de su contenido por los funcionarios que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego.

4. Sin perjuicio de lo establecido en el apartado anterior, podrá existir un almacén de seguridad en el que se depositarán las cajas de naipes que, conservando el precinto del fabricante de naipes, se destinen a reserva.

5. Finalizadas las partidas en que los naipes se hubieran utilizado y antes de guardarlos en sus cajas, se volverán a colocar en el orden establecido por el fabricante, y se examinarán a fin de detectar las posibles marcas que pudieran tener.

6. Los juegos de naipes desechados, marcados o deteriorados deben ser colocados en sus "medias docenas" completas y guardados en el depósito de naipes hasta su destrucción posterior, sin que por ningún concepto puedan ser vendidos o entregados gratuitamente a cualquier persona. La destrucción se hará en presencia del funcionario que desempeñe las funciones inspectoras en materia de juego, quien previamente comprobará si las "medias docenas" están completas y posteriormente anotará la destrucción en el libro registro.

7. Cuando en cualquier momento se compruebe la desaparición de algún naipe de los mazos examinados, o que en los mismos existen naipes en exceso, marcados o que parezcan extraños al mazo de origen, se retirará de la mesa la "media docena" correspondiente y se dará cuenta inmediata, con todas las indicaciones relativas a la forma y circunstancias en que el defecto fue descubierto, al funcionario que desempeñe las funciones inspectoras en materia de juego, si se hallare presente, o en su defecto, al órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

 

SECCIÓN 2ª. "BLACK JACK" O VEINTIUNO

 

Artículo 47.- Concepto

 

El "black jack" o veintiuno es un juego de azar, de los denominados de contrapartida, practicado con naipes, en el que los participantes juegan contra el casino de juego, siendo el objeto del juego alcanzar veintiún puntos o acercarse a ellos sin pasar de este límite.

 

Artículo 48.- Elementos del juego

 

1. Cartas. El "black jack" o veintiuno se juega con seis barajas, de 52 cartas cada una, tres de un color y tres de otro distinto. Las figuras valen 10 puntos, el as 1 punto u 11, según convenga al jugador, y las otras cartas tendrán su valor nominal.

2. Distribuidor o "sabot". Es el aparato que, debidamente homologado por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego, facilita la distribución de las cartas.

Su funcionamiento puede ser manual o automático.

Los distribuidores o "sabots" deberán estar numerados y serán guardados en el armario de los naipes después de cada sesión de juego, salvo que se trate de distribuidores automáticos, en cuyo caso podrán permanecer en las mesas de juego siempre que el casino de juego disponga de medidas suficientes de seguridad.

Corresponde al director de juegos, o persona que lo sustituya, el reparto de los distribuidores o "sabots" entre las diferentes mesas al comienzo de cada sesión.

En caso de bloqueo insubsanable del distribuidor o "sabot" automático, si este es debido a la mala colocación de la carta, el inspector procederá a colocarla correctamente y se continuará la partida.

En el caso de bloqueo insubsanable del "sabot" manual o automático producido por otras causas, el inspector sustituirá el "sabot" por otro, automático o manual, procediendo a continuación el crupier a mezclar y barajar las cartas como si se tratase de la primera partida de la mesa.

Si el bloqueo del distribuidor automático se produjera con cartas sobre la mesa, sin posibilidad de terminar la mano, el inspector sustituirá el "sabot" automático por uno manual e informará a los clientes del procedimiento posterior, que consistirá en sacar del "sabot" bloqueado las cartas que queden en él, barajarlas, dar el mazo al cliente más próximo al "sabot" manual para que corte, desechar las cinco primeras cartas y terminar la jugada. A continuación se traerá un distribuidor automático si se dispone de él y de no ser así, se continuará con el "sabot" manual. En ambos casos, el crupier procederá a barajar de nuevo las cartas como si se tratara del comienzo de una partida.

 

3. Mesa de juego. El juego del "black jack" se practica en una mesa de forma ovalada que dispone de un paño con siete casillas, destinadas a recoger las apuestas que realicen los jugadores, y de dos ranuras, ubicadas a derecha e izquierda del crupier, en las que se depositan el dinero, las fichas y placas de los cambios, y las propinas, respectivamente. En la parte interior del centro de la mesa estará depositado el anticipo de la mesa.

Asimismo, a la derecha del crupier existe un recipiente en el que se depositan las cartas de la mano que ha finalizado.

 

Artículo 49.- Personal del "black jack"

 

1. El jefe de mesa o inspector. Le corresponde controlar el juego y resolver los problemas que se presenten durante su curso. Puede existir un jefe de mesa por cada dos mesas, o hasta cuatro si son contiguas, cuando en este último caso se esté desarrollando el juego en solo dos de ellas.

2. El crupier. Es el que dirige la partida, teniendo como misión la mezcla de las cartas, su distribución a los jugadores, el pago a los que resulten ganadores y la retirada de las posturas perdedoras.

 

Artículo 50.- Jugadores

 

1. Los jugadores del "black jack" pueden estar sentados o de pie.

2. El número de jugadores sentados a los que se permite participar en el juego debe coincidir con el número de plazas de apuestas marcadas en el tapete, cuya cifra máxima es siete. Si algunas plazas no quedan cubiertas, los jugadores presentes pueden apostar sobre las vacantes. Asimismo, los jugadores pueden apostar sobre la casilla de cualquier otro jugador con su consentimiento, o en caso de discrepancia, con el consentimiento del jefe de mesa, hasta un límite de tres apuestas totales por casilla, claramente separadas las apuestas y dentro de los límites de la apuesta máxima por casilla.

En cualquier caso, el jugador situado en primera línea delante de cada casilla será el que mande en la misma, siempre que apueste en ella.

Cuando dos jugadores apuestan en una casilla vacía, manda en ella el jugador con la apuesta más alta; si ambas apuestas son iguales, manda el jugador que se encuentra más próximo al distribuidor.

Cada mano de un jugador será considerada individualmente y seguirá el orden normal de distribución y petición de cartas.

3. Además de los jugadores sentados, pueden participar en el juego jugadores de pie, dentro del límite de tres apuestas totales autorizadas por casilla, conforme se establece en el apartado segundo. Los jugadores de pie podrán apostar sobre la casilla de un jugador sentado, siempre que este no se oponga o, en caso de discrepancia, con el consentimiento del jefe de mesa, y dentro de los límites de la apuesta máxima por cada casilla.

En ningún caso, los jugadores de pie pueden dar al jugador sentado consejos o instrucciones, debiendo aceptar sus iniciativas.

 

Artículo 51.- Operaciones relativas al desarrollo de la partida

 

1. Una vez efectuada la extracción de cartas del depósito, así como su desempaquetado, se procederá a la mezcla de cada uno de los montones que se hayan realizado y a su corte por separado, al menos tres veces. Seguidamente, las seis barajas se reunirán y finalmente la "media docena" se presentará a un jugador para su corte. Después del mismo, el crupier colocará una "carta de corte", a fin de dejar como reserva una cantidad de cartas equivalente como mínimo a una baraja, excepto en los barajadores automáticos. A continuación se introducirán las cartas en el distribuidor o "sabot".

2. Antes de distribuir las cartas, el crupier apartará y anulará las cinco primeras del distribuidor o "sabot".

3. Si el distribuidor es manual, al finalizar la partida, el crupier anunciará el último "sabot", y, si fuera automático, el crupier anunciará las cinco últimas manos.

 

Artículo 52.- Reglas del juego

 

1.      Las posibilidades de juego del "black jack" son:

 

a) Juego simple o "black jack". Cuando se hayan efectuado todas las apuestas el crupier distribuirá un naipe a cada mano, comenzando por su izquierda y siguiendo el sentido de las agujas del reloj, y dándose él mismo otra carta.

Después se distribuirá una segunda carta, siempre en el mismo orden, a cada mano.

Seguidamente preguntará a los jugadores que tienen la mano si desean cartas adicionales.

Cada jugador podrá rehusar o pedir cartas complementarias, una por una, hasta que lo crea oportuno, pero en ningún caso podrá pedir cartas suplementarias si ha obtenido ya una puntuación de 21 o más. Cuando una mano obtenga una puntuación superior a 21, perderá, y el crupier recogerá inmediatamente su apuesta y las cartas antes de pasar a la mano siguiente.

Cuando los jugadores hayan hecho su juego, el crupier se dará a sí mismo una o varias cartas.

Al llegar a 17 puntos deberá plantarse, no pudiendo tomar cartas suplementarias. En caso contrario, deberá pedir otras cartas hasta que el total de su puntuación alcance 17 o más. Cuando tenga un as entre sus cartas, deberá contarlo como 11 puntos si con este valor alcanza 17 o más y siempre que no cuente con él más de 21 puntos, en cuyo caso, se tomará el valor de un punto.

El crupier, después de anunciar su puntuación, procederá a recoger las apuestas perdedoras y a pagar las ganadoras de derecha a izquierda. Irá entonces recogiendo las cartas y colocándolas con las caras hacia abajo en un recipiente destinado para este fin, apartando las suyas en último lugar. Si el distribuidor o "sabot" de la mesa es automático, el crupier introducirá directamente las cartas en el mismo, una vez finalizado el pase.

Si el banquero se hubiera pasado de 21 puntos pagará todas las apuestas que aún estén sobre el tapete.

Si no tuviera 21 puntos, recogerá las apuestas de las manos que tengan una puntuación inferior a la suya y pagará a aquellas que la tengan superior. Las manos que hayan obtenido una puntuación igual a la del banquero serán nulas, pudiendo sus titulares retirar sus apuestas una vez hayan sido recogidas sus cartas.

Los pagos se harán a la par, es decir, por la misma cantidad de la apuesta, pero si un jugador hiciera un "black jack", que consiste en alcanzar 21 puntos con sólo dos naipes se le pagará siempre en razón de tres por dos. El "black jack" ganará siempre a la puntuación de 21 obtenida con más de dos cartas.

 

b) El seguro. Cuando el primer naipe del crupier sea un as, los jugadores podrán asegurarse contra el posible "black jack" de la banca. El crupier propondrá este seguro al conjunto de jugadores y antes de dar la tercera carta al primer jugador que la pida. A partir de este momento, nadie podrá asegurarse.

El jugador que se asegure depositará sobre la línea seguro, situada enfrente de su puesto, una cantidad como máximo igual a la mitad de su apuesta primitiva. Si el crupier sacara entonces un 10, es decir, si realizara un "black jack", recogerá las apuestas que pierden y pagará los seguros en razón de dos por uno. Si no realizara "black jack" recogerá los seguros y cobrará o pagará las otras apuestas como en el juego simple.

 

c) Los pares. Cuando un jugador recibe las dos primeras cartas del mismo valor podrá jugar a dos manos. Si utilizase esta posibilidad deberá hacer una apuesta igual a la suya inicial en la otra carta.

Estas dos cartas y estas dos apuestas serán consideradas entonces como manos separadas e independientes, teniendo cada una su valor y destino propios. Podrá, por tanto, formar tantas manos como sea el número de cartas de igual valor que reciba.

El jugador se plantará, pedirá cartas y jugará en las mismas condiciones que en el juego simple, empezando por la mano más a su derecha antes de pasar a la siguiente. Si formase un nuevo par, podrá de nuevo separarlo y depositar otra apuesta igual.

Cuando un jugador separara un par de ases, no se le permitirá pedir más que un solo naipe por cada as que ha formado una nueva mano.

Si un jugador separa un par de ases o un par de cartas que valgan 10 puntos cada una y con la siguiente totalizara 21 puntos, esta jugada no será considerada como "black jack", y se le pagará solamente una vez su apuesta.

d) Apuesta doble. Cuando el jugador obtuviera 9, 10 u 11 puntos con los dos primeros naipes podrá doblar su apuesta. En este caso, no tendrá derecho más que a un solo naipe suplementario. La doble apuesta estará autorizada para todas las manos comprendidos los pares.

 

2. En todo caso, las cartas se distribuyen siempre boca arriba. Si en el distribuidor apareciera una carta boca arriba debe ser eliminada.

 

Artículo 53.- Límites de "black jack" o veintiuno

 

1. Existen dos límites referidos a las apuestas de los jugadores, exclusivamente representadas por fichas: El límite mínimo y máximo de apuesta.

2. El mínimo está determinado en la autorización concedida por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego. Son aplicables a este juego las normas de la ruleta referentes a la posibilidad de modificar el mínimo y el máximo de las apuestas.

3. El límite máximo de las apuestas es fijado por cada mesa en la autorización en 50, 100 ó 200 veces el mínimo de la postura.

            El máximo se entiende por mano o casilla y puede ser sobrepasado en el supuesto de un jugador sentado, titular de varias manos de otros jugadores.

 

SECCIÓN 3ª. TREINTA Y CUARENTA

 

Artículo 54.- Concepto

 

El treinta y cuarenta es un juego de azar practicado con naipes, de los denominados de contrapartida, en el que los participantes juegan contra el casino de juego, existiendo varias combinaciones ganadoras.

 

Artículo 55.- Elementos del juego

 

1. Cartas o naipes. Al treinta y cuarenta se juega con seis barajas, de las denominadas francesas, de 52 cartas cada una, todas de un mismo color, sin índices. Las figuras valen 10 puntos, el as 1 punto y las otras cartas su valor nominal.

2. Distribuidor o "sabot". Se estará a lo dispuesto en el artículo 48.2.

3. Mesa de juego. El tapete de la mesa tendrá forma de escudo, dividido en cuatro casillas, dos de ellas de mayor tamaño, que corresponderán al "rojo" y "negro"; ambas estarán separadas por una banda central que contendrá el "color", situándose más abajo una casilla en forma triangular para el "inverso".

En la parte opuesta de la mesa se situará el jefe de mesa, colocándose a ambos lados de este los dos crupieres. Delante y a la izquierda del crupier tallador existirá una cesta en la que se depositarán las cartas usadas y enfrente de los dos crupieres dos cajas, una que contendrá la banca de la mesa y otra para las propinas.

 

Artículo 56.- Personal

 

1. Cada mesa tendrá permanentemente destinados a su servicio un jefe de mesa y dos crupieres.

2. El jefe de mesa será el responsable del correcto desarrollo del juego.

3. Los dos crupieres se situarán uno frente a otro. Uno de ellos, el crupier "tallador", tendrá como misión el reparto de las cartas y, el otro, el pago de las apuestas ganadoras y la retirada de las posturas perdedoras.

 

Artículo 57.- Jugadores

En cada partida puede apostar un número indeterminado de jugadores.

 

Artículo 58.- Reglas del juego

 

1. En este juego se han de formar dos filas desplazadas de cartas, la de arriba denominada "negra" y la de abajo "roja". Se distribuirán cartas hasta que se obtenga por cada fila una puntuación comprendida entre 30 y 40.

2. Los jugadores no pueden hacer uso más que de las combinaciones siguientes, por las que ellos reciben el equivalente de su apuesta:

a) Rojo o negro: Ganará la fila cuyas cartas tengan un valor más próximo a 31.

b) Color o inverso: Hay color si la fila ganadora es del mismo color que la primera carta de la fila negra. En caso contrario hay inverso.

Cuando dos filas de cartas forman el mismo punto, el juego es nulo salvo que dicho punto sea 31. En este caso rigen las mismas disposiciones que regulan el sistema del cero en la ruleta. Las apuestas iguales o superiores, mediante el depósito de 1 por 100 del importe de la apuesta efectuado en el momento de la postura; a este efecto se situará una señal o placa sobre la postura al realizar esta.

 

Artículo 59.- Límites del treinta y cuarenta

 

1. Existen dos límites referidos a las apuestas de los jugadores: El límite mínimo y máximo de apuesta.

2. El límite mínimo de apuesta viene determinado en la autorización concedida por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

3. El máximo será igual a mil veces el mínimo establecido.

 

Artículo 60.-Desarrollo del juego

 

1. Una vez el crupier ha realizado la operación de mezclar las cartas, se procederá, por parte del jugador más próximo a la derecha de este, al corte de las mismas.

2. Acto seguido el crupier coloca una "carta de corte" delante de las cinco últimas cartas del mazo.

3. Después de ser introducidas las cartas en el distribuidor o "sabot", se reparten boca arriba sobre la mesa, comenzando necesariamente por la fila negra. Cuando el total alcance o sobrepase los 31 puntos, se iniciará la colocación de cartas en la fila roja. A continuación el crupier anuncia en voz alta la puntuación de cada fila y las suertes ganadoras (por ejemplo: dos negro y color ganan o negro e inverso ganan, y lo mismo empezando por el rojo, es decir, dos rojo y color ganan o negro e inverso; el crupier anunciará también color gana o color pierde). Acto seguido, se procederá al pago de las apuestas ganadoras, operación que se realizará obligatoriamente jugada por jugada, comenzando siempre por color o inverso y después negro y rojo y por las apuestas más alejadas del crupier. Solo después de haber sido retiradas las posturas perdedoras podrá procederse al pago de las apuestas ganadoras.

4. La aparición de la "carta de corte" determina la anulación del juego en curso, procediéndose a poner en la mesa y boca abajo las cinco últimas cartas, así como al recuento de las mismas.

5. Las cartas habrán de permanecer sobre la mesa durante todo el tiempo que dure la retirada y pago de las apuestas, de forma que los jugadores pueden verificar las puntuaciones de los distintos juegos.

SECCIÓN 4ª. PUNTO Y BANCA

 

Artículo 61 .- Concepto

 

El punto y banca es un juego de cartas que enfrenta a varios jugadores entre sí, pudiendo el resto de aquellos apostar tanto a favor de la banca como contra ella. Corresponde en todo caso al casino de juego el ejercicio de la banca.

 

Artículo 62.- Elementos de juego

 

1. Cartas o naipes. Se utilizarán seis barajas de 52 cartas, con índices, la mitad de un color y la otra mitad de otro.

2. Distribuidor o "sabot". Se estará a lo dispuesto en el artículo 48.2.

3. Mesa de juego. Es de forma ovalada, con dos entrantes situados uno enfrente al otro, destinados a acoger al jefe de mesa y a los dos crupieres, respectivamente. La mesa debe tener una serie de espacios separados y numerados a partir de la derecha del jefe de mesa, que llevará el número uno. La numeración debe ser correlativa, aunque puede eliminarse el número 13. Cada espacio puede acoger a un jugador sentado.

Existe, también, igual número de casillas, destinadas a recibir las apuestas hechas a favor de la banca, así como un espacio amplio destinado a situar las apuestas a favor de "punto" y, opcionalmente, igual número de casillas para apostar a favor de la "igualdad" o empate. La numeración de las casillas se corresponde con la de los espacios de los jugadores.

La superficie central de la mesa ha de contener las siguientes aberturas: una destinada a recibir las cartas usadas, llamada cesta; una o dos para las propinas que se den a los empleados, y otra para introducir los billetes que se cambien por fichas o placas.

Asimismo, podrá practicarse el juego de "punto y banca" en mesas reducidas tipo "mini", para un número de jugadores sentados igual o inferior a 7, y tipo "midi", para un número de jugadores sentados igual o inferior a 9. En estas mesas las cartas usadas se depositarán en un recipiente situado a la derecha del crupier.

 

Artículo 63.- Personal

 

1. Cada mesa de juego tendrá afectos un jefe de mesa y dos o tres crupieres, según el número de jugadores, salvo en el supuesto en que se utilicen las mesas de mini punto y banca o de midi punto y banca, en que sólo habrá un crupier.

2. Al jefe de mesa le corresponde la dirección del juego en todas sus fases.

También llevará una lista en que se determine el orden de prioridad para cubrir plazas que queden vacantes en la mesa.

En las mesas de punto y banca, el jefe de mesa podrá tener a su cargo hasta cuatro mesas, si estas son contiguas.

 

3. Corresponde a los crupieres:

a) Barajar las cartas e introducirlas en el distribuidor o "sabot".

b) Anunciar el inicio de cada partida y repartir las cartas.

c) Anunciar la mano ganadora, recoger los naipes al final de cada jugada, comprobar su estado y depositarlos en la cesta.

d) Controlar las apuestas de sus respectivos lados de la mesa, así como recoger las apuestas ganadoras.

e) Recibir las propinas e introducirlas en la ranura destinada a recogerlas.

f) Informar a los jugadores que lo precisen sobre las reglas que se deben seguir en cada caso.

g) Pasar el distribuidor o "sabot" cuando corresponda.

 

Artículo 64.- Jugadores

 

1. Podrán participar en el juego los jugadores sentados frente a los espacios numerados y, a opción de la dirección del casino de juego, los jugadores que permanezcan de pie.

2. La distribución de las cartas por los jugadores es optativa. Se establece un turno rotatorio a partir del situado frente a su espacio número 1. Si algún jugador no quiere realizar la distribución, el distribuidor o "sabot" pasará al que esté situado a su derecha, y si nadie quisiera realizarla corresponderá al crupier.

3. El jugador que distribuye las cartas juega la mano de la banca; la mano del jugador corresponderá a aquel que haya realizado la apuesta más elevada; de no haber apuestas a favor de la mano del jugador, tendrá las cartas el crupier. Se perderá el derecho a distribuir las cartas cuando la banca pierda la jugada, pasando el distribuidor o "sabot" al jugador correspondiente, de acuerdo con el turno establecido.

4. La distribución de las cartas de punto y banca en las mesas de mini punto y banca es efectuada por el crupier, sin que se permita a los jugadores tocar las cartas.

 

Artículo 65.- Banca

 

1. El casino de juego se constituye en banca y le corresponderá el cobro y pago de las apuestas. En el supuesto de resultar ganadora la mano de la banca, se efectuará una deducción del 5 por 100 de las apuestas ganadoras en beneficio del casino de juego.

2. Opcionalmente, el juego de punto y banca también se podrá desarrollar de forma que en el supuesto de resultar ganadora la mano de la banca con una puntuación de 6, se efectuará una deducción del 50 por 100 de las apuestas ganadoras en beneficio del establecimiento. Todas las demás combinaciones de manos bien sean para la banca, bien para el punto serán pagadas a la par.

 

Artículo 66.- Límites de punto y banca

 

1. El mínimo de las apuestas puede ser diferente para cada mesa, pero, en ningún caso, puede ser inferior al límite mínimo autorizado por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego.

2. El máximo de las apuestas será fijado para cada mesa en 50 ó 100 veces el mínimo, pudiendo determinar la dirección del casino de juego que las apuestas sean múltiplos del mínimo de la mesa.

3. Las apuestas sobre la igualdad no podrán ser superiores al 10 por 100 del máximo de la mesa.

 

Artículo 67.- Reglas del juego

 

1. Cada jugador recibe inicialmente dos cartas. El valor del juego depende de los puntos adjudicados a cada carta, que son los que lleva inscritos, salvo el 10 y las figuras, que no tienen ningún valor numérico, y el as, que vale un punto. En la suma de los puntos se desprecian las decenas y solo tiene valor, a efectos del juego, la cifra de unidades. Ganará aquel cuya puntuación sea de 9 o esté más próxima a dicha cifra. En caso de empate, la jugada será considerada nula y las apuestas podrán ser retiradas.

En caso de igualdad o empate, las apuestas que juegan a punto o a banca pueden ser retiradas y se procede al pago de las apuestas realizadas sobre la igualdad o empate, en la proporción de 8 a 1.

 

2. Recibidas las dos primeras cartas por la mano del jugador y la mano de la banca, si la puntuación de alguna de estas es 8 ó 9, el juego se da por finalizado, no pudiendo la otra mano solicitar una tercera carta.

3. Reglas de la tercera carta:

a) Para la mano del jugador.

1.º   Cuando su puntuación es de 0, 1, 2, 3, 4 ó 5, ha de pedir carta.

2.º   Cuando su puntuación es de 6 ó 7, ha de plantarse.

b) Para la mano de la banca el juego se ajustará a lo dispuesto en el siguiente cuadro:

 

 

Artículo 68.- Desarrollo del juego

 

Realizadas las operaciones de recuento, comprobación, barajado y corte de las cartas, el crupier coloca en el interior del mazo una carta, "carta de corte", de un color que permita diferenciarla claramente de las demás, teniendo en cuenta que por debajo de esta carta deben quedar siete. La aparición de la "carta de corte" determina el final de la partida y no puede efectuarse ninguna jugada más, salvo la que se está llevando a cabo en ese momento.

A continuación el crupier extrae una primera carta y la descubre. Su valor determina el número de cartas que serán inutilizadas e introducidas en la cesta o recipiente. Para este caso concreto, el valor de las figuras y los dieces será de 10 puntos.

El crupier dará las órdenes "no va más" y, a continuación, "cartas", dirigiéndose al jugador que tiene el distribuidor o "sabot" para que este reparta dos cartas, boca abajo, a cada mano. La primera y tercera cartas que corresponden a la mano del jugador son trasladadas al crupier, quedándose la segunda carta y cuarta carta que corresponden a la banca, bajo la esquina frontal derecha del distribuidor o "sabot".

Acto seguido, son trasladadas las cartas de la mano del jugador, se entregan a aquel que realizó la mayor apuesta a favor de dicha mano, quien las mostrará devolviéndolas a continuación al crupier que anunciará la puntuación total y las colocará a su derecha. Asimismo, el jugador que distribuye las cartas las descubre y las traslada al crupier.

Este anuncia el punto total para las dos cartas y las coloca a su izquierda.

Cuando, de acuerdo con las reglas establecidas, el jugador haya de plantarse, el crupier anunciará: "El punto se planta con... (puntuación total)". En caso contrario, el crupier dirá en alta voz: "Carta para el punto". Las mismas reglas se aplican a la mano de la banca.

Finalizada la jugada, el crupier anunciará la mano con la más alta puntuación, que será la ganadora, procediéndose a continuación al pago de las apuestas ganadoras y a la deducción, en su caso, del beneficio del casino de juego.

 

SECCIÓN 5ª. "BACCARÁ", "CHEMIN DE FER" O FERROCARRIL

 

Artículo 69.- Concepto

 

1. El "baccará", "chemin de fer", o ferrocarril es un juego de cartas de los denominados de círculo que enfrenta a variosjugadores entre sí, teniendo uno de ellos la banca y pudiendo apostar contra esta todos los jugadores que se hallan sentados y los que se encuentren detrás de estos de pie.

2. El crupier anunciará, de acuerdo con la mesa, si se juega libre o ateniéndose a la tabla de reglas de tirada.

 

Artículo 70.- Elementos del juego

 

1. Cartas. Se utilizarán seis barajas, de 52 cartas, de las denominadas francesas, sin índices, la mitad de ellas de un color y la otra mitad de color distinto.

2. Distribuidor o "sabot". Se estará a lo dispuesto en el artículo 48.2.

3. Mesa de juego. Será de forma ovalada, con un entrante en uno de sus lados mayores, que indica la posición del crupier. El tapete de la mesa ha de tener una serie de espacios separados y numerados a partir de la derecha del crupier. Cada espacio sólo puede dar acogida a un jugador.

La superficie central de la mesa ha de contener las siguientes aberturas o ranuras: una, en el centro, donde se introducirán las cartas usadas, también llamada cesta; otra, a la derecha del crupier, para las deducciones en beneficio de la casa, llamada pozo o "cagnotte", y una última, o dos, en su caso, para propinas. La cantidad que constituye la banca estará situada frente al crupier a su izquierda, situándose a la derecha del mismo las ganancias del banquero que no constituyan la banca, es decir, que no hayan sido puestas en juego por este o "garage".

 

Artículo 71.- Personal

 

1. Cada mesa de juego tendrá permanentemente a su servicio un inspector, un crupier y un cambista. Además, podrá haber opcionalmente servidores auxiliares.

2. El inspector es el responsable del desarrollo correcto del juego. Llevará una relación de jugadores que aspiren a ocupar plazas que puedan quedarse vacantes.

3. El crupier desempeña, sin perjuicio de las funciones que a lo largo de la presente sección se le atribuyen, las siguientes:

a) El recuento, mezcla e introducción de las cartas en el distribuidor o "sabot".

b) El traslado de las cartas a los jugadores por medio de su pala, el anuncio en voz alta de las distintas fases del juego así como de las actuaciones de los jugadores.

c) El cálculo e ingreso de las cantidades a ingresar en el pozo o "cagnotte" así como de las propinas en las ranuras destinadas al efecto.

d) El depósito de las cartas en la cesta o recipiente, en su caso.

e) La custodia y control de la suma que constituye la banca y el pago de las ganancias a los jugadores.

f) Informar a los jugadores que lo soliciten sobre las reglas aplicables en cada caso.

4. El cambista, que está situado de pie delante o detrás del crupier, tiene por misión efectuar el cambio de dinero por fichas a los jugadores que lo soliciten así como al crupier.

5. Además existirán servidores auxiliares en número no superior a uno por cuatro mesas o fracción. No podrán intervenir en todo cuanto se relacione con el desarrollo del juego, las cartas o las fichas.

 

Artículo 72.- Jugadores

 

1. Frente a cada uno de los departamentos o espacios de la mesa podrá sentarse un jugador. La superficie de los departamentos o espacios podrá ser utilizada para depositar las fichas y manejar, si es necesario, las cartas. Además de los sentados, también podrán participar en el juego cuantos jugadores lo deseen, situándose de pie alrededor de la mesa y detrás de los que se hallen sentados.

2. A todos los efectos, se establece el siguiente orden de prioridad entre los jugadores: Los jugadores sentados prevalecen sobre los que están de pie; entre los primeros, se seguirá la numeración correlativa de los departamentos a partir del que se halle situado a la derecha del banquero. Entre los que están de pie, se seguirá el mismo orden de prioridades que entre los sentados. El jugador sentado que cambia de sitio durante una talla está obligado a dejar pasar la mano ("saludar"); además, no puede ejercer su derecho de prioridad para adquirir la mano pasada, es decir, coger la banca, o para hacer banco hasta que no haya "saludado". Lo mismo ocurrirá cuando un jugador ocupe una plaza vacante durante la distribución de un distribuidor o "sabot".

3. Si el cambio de asiento o la llegada de un nuevo jugador se hace al finalizar la talla, el orden de prioridades permanecerá intacto.

4. En ningún caso puede un jugador ocupar plaza de asiento en varias mesas de juego simultáneamente.

5. La ocupación de plazas vacantes se hará de la forma siguiente: tendrán prioridad, durante la talla, los jugadores inscritos en la lista de espera que tiene el inspector, una vez concluida ésta los jugadores sentados que hayan solicitado cambio de plaza.

6. El jugador que por dos veces consecutivas rehúse tomar la mano deberá abandonar su plaza en la mesa de juego.

7. Está prohibido a los jugadores de pie desplazarse de sitio para seguir la mano. El que lo haga será cobrado el primero o pagado el último, según el caso.

8. El jugador que esté ausente de la mesa cuando le corresponda coger la mano perderá su plaza en beneficio del primer inscrito en la lista de espera.

9. En ningún caso podrá ocuparse una plaza de asiento momentáneamente vacía.

 

Artículo 73.- Banca

 

1. La banca se adjudicará inicialmente al jugador situado a la derecha del crupier, que estará sentado frente al departamento o espacio número 1, y será rotatoria siguiendo el orden de numeración de los departamentos.

2. Cualquier jugador, esté sentado o de pie, podrá en cualquier pase de la banca, asociarse al banquero, si este lo acepta, poniendo a su disposición una misma cantidad determinada. El asociado no podrá intervenir en ningún momento en el juego y ganará o perderá en las mismas condiciones que el banquero.

3. La banca podrá ser retirada por el jugador mientras gana, debiendo, en caso de pérdida, ser cedida al jugador situado a su derecha. Lo mismo ocurrirá cuando la banca sea abandonada voluntariamente.

4. Si alguno de los jugadores no quiere coger la banca, esta seguirá rotando por el orden establecido. En todo caso, el jugador que coge la banca habrá de hacerlo, como mínimo, con la misma cantidad que el que la abandonó voluntariamente.

5. Si ningún jugador sentado desea adquirir la banca, esta se ofrecerá a los que están de pie, y si nadie la adquiere, el jugador que la cedió o pasó la mano puede volver a cogerla por la misma cantidad. La mano pasada adquirida por un solo jugador tiene preferencia sobre la adquirida en asociación. El banquero que pasó la mano puede asociarse con el jugador que la ha adquirido posteriormente.

Cuando la banca no ha sido adquirida en el turno rotario, se subastará y adjudicará al mayor postor de entre los jugadores sentados y de pie, a excepción del banquero. Los jugadores sentados solo tendrán prioridad sobre los que se hallan de pie en caso de pujas iguales.

Cuando algún jugador que está de pie adquiere la banca o toma la mano y la vuelve a pasar, aquella se ofrece al primer jugador sentado a la derecha del último jugador sentado que hubiera tenido la banca.

Cuando el jugador que adquiere la banca está sentado al pasarla, ésta se ofrecerá primero al jugador sentado a su derecha.

Una vez adjudicada la banca, el total que la forma puede ser aumentado por el jugador en relación a la cantidad ofrecida, pero nunca disminuido.

Si la banca adjudicada es superior a la banca anterior, el jugador que había hecho banca antes de pasarle la mano tiene derecho a coger las cartas, aunque su apuesta sea inferior a la de otros jugadores, pero sólo por una jugada.

El banquero que pasa la mano así como su asociado no podrán participar en la subasta de la mano que acaban de pasar, pero sí podrán hacerlo cuando el nuevo banquero pase la mano y así sucesivamente, siempre que lo sea por la misma cantidad por la que él la había pasado.

Si ningún jugador adquirió la banca, esta vuelve al jugador situado a la derecha del banquero que ha pasado la mano, quien deberá aceptarla por el mínimo establecido en la mesa. En caso de no hacerlo, cederá su plaza.

Cuando el jugador que adquirió una mano pasada pierde, el distribuidor o "sabot" vuelve al jugador sentado a la derecha del banquero que pasó la mano.

El jugador que adquiere la banca está obligado a dar cartas por lo menos una vez. Si se niega, la banca se subastará pero no podrán pujar por ella ni este jugador ni el anterior banquero si hubiera pasado la mano. Si en esta primera jugada hay igualdad de puntos, la banca puede ser cedida de acuerdo con las reglas generales.

 

Artículo 74.- Límites del "baccará", "chemin de fer" o ferrocarril

 

1. El mínimo de punto o mínimo de las posturas, es decir, la cantidad mínima para poder jugar como punto contra la banca, no será necesariamente idéntico para las distintas mesas, ni podrá ser inferior, en ningún caso, al mínimo autorizado por el órgano competente en materia de ordenación y gestión del juego, que deberá aparecer ostensiblemente indicado en la mesa.

2. El máximo del punto o cantidad máxima que puede exponer un jugador es aquella cantidad equivalente a la existente en la banca en cada jugada. Cuando un jugador llega a dicha cantidad máxima se dice que "hace banco".

3. El máximo de la banca deberá ser equivalente a cien veces el mínimo autorizado para el punto y el mínimo de aquella no podrá ser inferior al de este.

4. Previa solicitud de los casinos de juegos podrá autorizarse el que la banca juegue sin máximo limitado.

5. La deducción en beneficio del establecimiento queda fijado en un 5 por 100 sobre las cantidades ganadas por el banquero en cada jugada.

 

Artículo 75.- "Garage"

 

El "garage" es la cantidad o conjunto de cantidades que el banquero excluye del juego, cuando se dan los casos o circunstancias siguientes:

a) "Garage" voluntario. Las ganancias obtenidas por el banquero normalmente pasan a formar parte de la banca, pero aquel podrá decidir voluntariamente excluirlas del juego siempre que la suma de las mismas supere una cantidad equivalente a 50 veces el mínimo del punto, pasando entonces a constituir o formar parte del "garage".

b) "Garage" obligatorio. Es la cantidad que el banquero ha de excluir del juego en la medida en que el importe de la banca excede de la suma de valores de los puntos.

c) "Garage" impropio. Es aquella parte de la banca que el banquero no puede poner en juego, porque excede de la cantidad máxima permitida para aquella, es decir, de 100 veces el mínimo del punto.

d) Exclusión del "garage". En el caso de que la banca juegue sin máximo limitado, el banquero podrá renunciar al "garage" anunciando "todo va".

 

Artículo 76.- Reglas del juego

 

1. El valor del juego depende de los puntos adjudicados a cada carta, que son los que llevan inscritos, salvo el 10 y las figuras, que no tienen ningún valor numérico, y el as, que vale 1 punto. Se suma la puntuación de las cartas y se desprecian las decenas, teniendo valor exclusivamente la cifra de las unidades. Ganará aquel juego cuya puntuación sea de 9 o esté más próxima a dicha cifra. En caso de empate, la jugada es considerada nula.

2. El banquero reparte inicialmente y de forma alternativa dos cartas tapadas al jugador que se enfrenta con él y se da a sí mismo dos cartas tapadas. Si recibidas las dos primeras cartas, la puntuación es de 8 ó 9, estas serán descubiertas y se abate el juego, debiendo el contrario mostrar asimismo su juego.

3. En los demás casos el jugador que se enfrenta a la banca podrá solicitar una tercera carta o considerarse servido, lo que anunciará utilizando los términos "carta" y "no" respectivamente. La actuación del jugador se atendrá a las reglas siguientes:

Cuando tiene 0, 1, 2, 3 ó 4, ha de pedir carta.

Cuando tiene 5, puede optar.